_
_
_
_
_
Fusión

Abertis y sus socios en Atlantia irán juntos si deciden demandar a Italia

Los integrantes del holding Schemaventotto, titular del 50,01% de la gestora italiana de autopistas Atlantia, han firmado un acuerdo para mantener vivo el vínculo entre ellas por si deciden denunciar al Gobierno italiano por frenar la integración entre Abertis y la propia Atlantia. Los socios compartirían gastos y posibles compensaciones.

Abertis, Unicredit, Fondazione Cassa de Risparmio di Torino y Generali, todos socios de referencia da la primera gestora italiana de infraestructuras, Atlantia, e integrantes de la sociedad Schemaventotto, que agrupa sus participaciones, van a salir de esta última para disponer libremente de sus paquetes de acciones en Atlantia, pero el vínculo entre ellas no va a morir ahí.

Todas han firmado un acuerdo por el que irían juntas si toman la vía de los tribunales y deciden demandar al Gobierno italiano por vetar la fusión ente Abertis y Atlantia, que daba como resultado el mayor gestor de infraestructuras europeo.

La decisión está avalada por la familia Benetton, primer accionista de Schemaventotto (60%), que se queda sola en el holding a través de la sociedad tenedora Sintonía.

Las firmas de Schema28 compartirían gastos en caso de ir a la vía judicial

Pese a que no hay una decisión tomada, sí ha trascendido que las posibles acciones legales se tomarán, o no, en función de lo que dictamine Bruselas. Y es que Abertis y el resto de los partícipes de Atlantia esperan una resolución de la Dirección General de Mercado Interior que indique cuáles fueron los errores cometidos en un acercamiento que obtuvo la bendición de Competencia, pero no pudo sortear los obstáculos del Gobierno italiano. Una reforma del marco regulatorio que fija las tarifas de las autopistas, en pleno proceso de integración, fue el escollo más notable.

El acuerdo entre entidades, a través de un documento bautizado como Puntuazione, implica que todas ellas compartirían gastos en caso de un hipotético litigio contra Italia. Además, como afectadas por el freno a la fusión entre Atlantia y Abertis, también compartirían las hipotéticas compensaciones.

Más que críticas

No es la primera vez que Abertis y sus socios mantienen una actitud crítica hacia el Ejecutivo que encabezaba Prodi, pero sí se trata de la primera ocasión en los últimos meses en que dejan entrever la posibilidad de apelar a la justicia en busca de una indemnización.

El discurso hasta ahora de Salvador Alemany, consejero delegado de Abertis, era que Bruselas debía hablar sobre el caso Atlantia para sentar las bases de cómo se debe actuar ante un proyecto de fusión transfronterizo. Pero si Mercado Interior dicta que Italia evitó sin argumentos la integración entre gestoras de infraestructuras, estará allanando el camino a una demanda. Millones de euros en asesores económicos, abogados, impuestos, intereses por créditos, etcétera, han caído en saco roto cuando el acercamiento entre compañías fue abortado a lo largo de 2007. Y las empresas parecen poco dispuestas a dar por perdido ese dinero.

Bruselas no ha marcado una fecha para manifestarse sobre este caso, lo que sí esperan Abertis, Unicredit y demás inversores es disponer de su paquete directo en Atlantia entre finales de mayo y junio, tras su salida de Schemaventotto. A partir de ahí, la firma española que preside Isidro Fainé entenderá como financiera esa participación aún indirecta del 6,65%, valorada a precios de mercado en 796 millones.

A pesar de que Abertis y Atlantia han dado por finiquitado su noviazgo, ambas mantienen buena relación. La italiana pide a su Gobierno que esclarezca el marco regulatorio que afecta a las tarifas de las autopistas, para dar transparencia al valor de la compañía (fijado a través del descuento de los flujos de caja) y ofrecer seguridad a los socios financieros. Y la española respalda esa reivindicación.

Atlantia celebró la semana pasada su junta de accionistas y Salvador Alemany mantiene un puesto en el consejo. Eso a pesar de declarar a finales de enero que la participación en la italiana ha dejado de ser estratégica.

Los aliados de Abertis

Schemaventotto controla el 50,01% de Atlantia y su capital se divide entre la familia Benetton (60%) -a través de Sintonía-, Abertis (13,3%), Fondazione Cassa di Risparmio di Torino (13,3%), el banco Unicredit (6,7%) y la aseguradora Generali (6,7%).

El 'efecto Berlusconi' no varía el escenario

La llegada de Silvio Berlusconi al Gobierno italiano no ha alterado el contexto en que Abertis y Atlantia decidieron abandonar su proyecto de fusión. Los directivos de la española llevan meses diciendo que el plan que se activó en abril de 2006 se basaba en empresas que han cambiado de dimensión y que, por tanto, las condiciones del acuerdo han perdido vigencia. Además, indican que la nebulosa que reina sobre el marco que regula las tarifas de las autopistas hacen imposible valorar a Atlantia.La firma italiana ha pedido a Berlusconi que solucione el problema. Pero, aún así, sus responsables coinciden con Abertis en que la integración ha perdido su sentido.En todo caso, fuentes cercanas a la empresa española insisten en que hay que esperar acontecimientos antes de desprenderse del paquete del 6,65% de Atlantia.

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!

Más información

Archivado En

_
_