_
_
_
_
_
Tribuna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las tribunas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Los preparativos para la compra de Spanair

En los próximos días Iberia presentará previsiblemente una oferta para la compra de Spanair, propiedad del grupo SAS. El 14 de febrero de 2008 la compañía notificó a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) que, junto con la compañía española Gestair, ha presentado a SAS una oferta para la adquisición del 100% de las acciones de Spanair. Por lo tanto, una nueva compañía se incorpora a la operación, en calidad de nuevo socio, y las intenciones de Iberia hacia Spanair parecen estar claras.

La comunicación oficial señala que la oferta se llevará a cabo siguiendo el calendario establecido por el grupo escandinavo SAS para el proceso de venta. No obstante, la oferta estará sujeta al cumplimiento de determinadas condiciones que Iberia no ha especificado.

La aerolínea Spanair es el principal competidor de Iberia en vuelos entre Europa y Latinoamérica. Fundada en 1986 por los propietarios del grupo Marsans, actualmente el propietario del cien por cien de las acciones de la compañía es SAS. Spanair registró en 2007 unas pérdidas por valor de 31 millones de euros, frente a unas ganancias en 2006 de 25 millones de euros. El beneficio neto, por otra parte, se redujo en 2007 a 67 millones de euros, casi siete veces menos de media que en el ejercicio anterior.

De otro lado, Caja Madrid posee un 22% de las acciones de Iberia, que ha registrado una facturación total superior a los 5.000 millones de euros. Iberia representa una cuota total de mercado cercana al 50% si se suman las de sus filiales participadas Clickair y Air Nostrum. Aun así, la cuota de mercado podría incrementarse hasta el 70% siempre que se materializaran los planes de adquisición y las autoridades de la competencia aprobaran la transacción.

El nuevo socio en la transacción es la aerolínea Gestair, que tiene una facturación de 209.500 millones de euros. Esta compañía es una aerolínea española especializada en aviación ejecutiva y privada.

Una de las principales dificultades a las que deberá enfrentarse Iberia en esta operación es la autorización de los organismos reguladores de la competencia. Iberia deberá notificar a dicha autoridad la concentración resultante por dos motivos: debido al incremento del porcentaje de cuota de mercado estipulado en la ley española sobre competencia, o por una facturación conjunta que supere los límites fijados por la normativa europea sobre fusiones. La autorización de las autoridades de la competencia decidirá si se aprueba la operación, se prohíbe o se autoriza bajo ciertas restricciones.

Expertos del sector han declarado que, incluso en el caso de que Iberia redujera la mitad de las rutas de Spanair, el grupo resultante reuniría una cuota de mercado cercana al 60%. Se ha especulado con que el servicio del puente aéreo Madrid-Barcelona podría significar para Iberia el 80% del mercado , lo que dejaría a Air Europa como la única alternativa del mercado.

Uno de los principales argumentos que utilizará Iberia para persuadir a las autoridades de la competencia consistirá en la entrada en servicio del nuevo tren de alta velocidad entre Madrid y Barcelona que se considera un competidor directo de Iberia para el servicio de puente aéreo que presta la aerolínea.

Las autoridades de la competencia manejan criterios tales como la posición en el mercado de las empresas afectadas y su capacidad económica y financiera, las alternativas disponibles para proveedores y usuarios, su acceso a suministros o mercados, las posibles barreras legales o de otro tipo a su entrada, las tendencias de suministro y demanda de los bienes y servicios y los intereses de los consumidores intermedios y finales.

En este sentido, parece difícil prever si los consumidores disfrutarán de una mayor oferta y de unos servicios de mayor calidad por menos dinero una vez cerrado el trato. Especialmente si tenemos en cuenta que Iberia no ofrecerá varios de los servicios que actualmente presta Spanair para limitar la cuota de mercado resultante.

Juan Ignacio Alonso / Irma Cebrián Alonso es managing partner y Cebrián es asociada de Salans Barcelona

Archivado En

_
_