_
_
_
_
_
Luis Berenguer

'Pronto sabremos el resultado de la investigación de la subida de precios'

Mientras estrena el nuevo sistema de delación de cárteles, la CNC ultima una investigación sobre una posible concertación de precios de la industria alimentaria española, cuyos resultados se anunciarán en breve.

'Pronto sabremos el resultado de la investigación de la subida de precios'
'Pronto sabremos el resultado de la investigación de la subida de precios'Manuel Casamayón

Las empresas españolas han tenido ya dos días laborables para acogerse al nuevo programa de clemencia que permite a quien denuncie la existencia de un cártel librarse de una multa que puede alcanzar el 10% de la cifra de negocios del ejercicio inmediatamente anterior al de la sanción. El presidente de la Comisión Nacional de la Competencia (CNC), Luis Berenguer, se muestra confiado en que el nuevo sistema permita acabar con la cartelización que, en su opinión, afecta a la economía española. Sólo el primer día de funcionamiento se recibieron seis denuncias. La CNC espera ahora un goteo de delaciones.

PREGUNTA. ¿Cómo cree que se va a asumir el nuevo sistema de clemencia por parte de las empresas?

RESPUESTA. Desde que se aprobó el Reglamento por el que entraba en vigor en sistema ha habido una persona haciendo cola durante casi una semana para ser el primero en acogerse a la clemencia. Y ya antes de su entrada en vigor hemos tenido un buen número de llamadas de bufetes de abogados interesándose por los procedimientos y anunciando que estaban recopilando datos porque tenían clientes planteándose acogerse al sistema. Hay muchas expectativas de que gracias a la puesta en marcha de la clemencia se puedan detectar un buen número de cárteles.

Más información
COMPRE LA EDICIâN DE HOY EN PDF

Hay quien dice que en España puede no ir tan bien como en otros países porque culturalmente la figura del chivato no está muy bien vista.

Sí. En la cultura católica del sur de Europa se tiende a la reprobación social hacia el delator. Pero con independencia de este tipo de consideraciones no tenía sentido que las empresas españolas pudieran acogerse al sistema de clemencia que ya existe en la CE y no pudieran hacerlo aquí en España.

¿Cuáles cree que van a ser los sectores sobre los que pese un mayor número de denuncias?

No me atrevo a hacer un pronóstico. Habrá que ver cuál es el grado de cartelización de la economía española. Si como muchos venimos sospechando desde hace mucho tiempo la cartelización está bastante extendida, las denuncias serán un dato que nos dirán si estábamos equivocados o no.

¿Cree que las multas que se imponen por prácticas anticompetitivas son suficientemente disuasorias como para impedir los delitos?

Ese es un viejo debate. Indudablemente las multas deben superar el beneficio ilícitamente obtenido. Si no, el infractor piensa en primer lugar que tiene posibilidades de escaparse. Pero además, si le pillan y resulta que la sanción está por debajo, se convierte en un incentivo para formar parte de un cártel. Si se analizan las multas que han ido imponiendo las autoridades de competencia se va viendo que se ha ido incrementando paulatinamente su importe.

La sanción por cártel puede alcanzar el 10% de la facturación total de una empresa. ¿Es castigo suficiente?

Puede acabar siendo una cantidad muy superior incluso a la multa que le acaba de imponer la CE a Microsoft. Creo que tenemos un sistema de multas adecuado. Lo que quizá echábamos en falta, pero la nueva ley ha permitido, son mayores poderes de inspección, el programa de clemencia y sobre todo, un cambio de mentalidad. Hasta ahora teníamos una mentalidad de impartir justicia. Nos poníamos togas, celebrábamos vistas…Hoy en día ya no nos llamamos tribunal, somos una Comisión y debemos tener una tendencia hacia una política más proactiva en la persecución de las políticas anticompetitivas. No nos podemos dedicar tanto a impartir justicia entre dos como a perseguir las conductas contrarias a la competencia. Desde que ha entrado en vigor la ley, en septiembre de 2007, se han abierto 13 expedientes sancionadores. De ellos, siete lo han sido por denuncia y 6 de oficio. Eso permite visualizar ese cambio de mentalidad.

Pero junto al cambio de mentalidad también son importantes los medios. ¿Se han puesto los suficientes desde el Ministerio de Economía?

No conozco ningún gestor que considere que los medios que le han puesto a su disposición sean suficientes. Aún no está el asunto cerrado. Estamos batallando para que se nos dote de medios materiales y personales suficientes para poder dar cumplimiento a las nuevas funciones que nos ha dado la nueva ley. Pero todavía no tenemos un presupuesto cerrado.

¿Cómo cree que puede cambiar el mercado español el nuevo sistema de clemencia?

Es un elemento más. Tradicionalmente a las autoridades de competencia llegaban las denuncias de quienes eran víctimas de posición dominante o del distribuidor con respecto al productor o el fabricante que seguía un contrato que consideraba anticompetitivo. Pero en los cárteles esa denuncia es más difícil de obtener. Por eso en este caso se necesita una política más activa. Un mayor grado de iniciativa. Si nos atenemos al número de cárteles que han sido condenados desde 1964 podríamos concluir que la economía española está poco cartelizada, pero verdaderamente creo que esa sería una conclusión falsa.

Una de las nuevas facultades que tiene el organismo que preside es la posibilidad de entrar, no sólo en la sede de una empresa, sino del domicilio particular de un empresario. ¿Se ha utilizado ya esa posibilidad en la apertura de alguno de esos expedientes?

En la sede de las empresas sí. En un domicilio particular todavía no hemos utilizado esta facultad.

¿Los consumidores vamos a notar algo desde el punto de vista de la reducción de precios gracias a los programas de clemencia que acabamos de estrenar?

La evidencia empírica y toda la literatura económica, conduce a la conclusión de que la competencia consigue los mejores precios, y cuando se sustituye la competencia por los acuerdos o el seguimiento de las recomendaciones de las asociaciones de empresas indudablemente los precios tienden a subir más allá de lo que se permitiría en una situación de competencia. Nuestra obligación es precisamente restablecer la competencia y perseguir todas las conductas que hacen imposible que el mercado sea eficaz.

Poco después de tomar posesión como presidente del nuevo organismo usted anunció que la CNC iba a estudiar los anuncios de advertencia de subida de precios en determinados sectores como el pan y la leche. ¿Tiene ya resultados?

Se ordenaron investigaciones el pasado otoño en empresas del sector de la industria alimentaria. Se inspeccionó la sede de determinadas firmas y se acumuló una ingente documentación que está siendo objeto de análisis. Hemos concluido la primera parte de la investigación, porque creemos que hacer anuncios públicos de los precios puede contener una invitación a los demás a que les sigan y eso, estamos convencidos de que puede estar incluido en el artículo 1 de la Ley de Defensa de la Competencia, o en el 81 del Tratado de la CE. Y todo eso lleva sus trámites, aunque yo espero que en un sentido o en otro muy pronto pueda tener una decisión de abrir o no expediente en determinados sectores. El personal de la dirección de investigación está trabajando a toda máquina en estos expedientes. En estos, junto con otros tantos.

Sí, porque también analizan otros sectores como el de la telefonía móvil o las eléctricas, por ejemplo.

Sí, bueno en el caso concreto de la telefonía móvil ya hemos abierto un expediente y aunque tiene sus particularidades, también tiene sus analogías con el de los alimentos. La telefonía móvil es un mercado oligopólico y el líder anunció una determinada conducta que luego fue seguida por los demás y se consideró que ésta era una práctica facilitadora de una posible colusión tácita. Pero ahí está el expediente y no se prejuzga nada. Y en el caso de las eléctricas, en Unesa acabamos de anunciar una investigación porque hemos entendido que existen indicios racionales de la existencia dentro de una asociación sectorial decisiones encaminadas a impedir la liberalización del mercado. Tenían la obligación de facilitar los datos de sus clientes para que los nuevos operadores, las comercializadoras puedan realizar su oferta y se han ido retrasando, retrasando, retrasando y cuando al final ha llegado una orden ministerial en la que se determinaba el contenido de esta información que tenían que dar, lo primero que han tratado de hacer es pararlo. Sin prejuzgar puede suponer una conducta encaminada a impedir la liberalización del mercado y como pensamos que de esa liberalización del mercado se obtendrán beneficios para los consumidores se ha abierto ese expediente que, insisto, no prejuzga nada

Otra de las novedades de la ley es que los afectados por un cártel pueden denunciar daños y perjuicios ante los tribunales de lo mercantil sin tener que esperar a la resolución de la CNC. ¿Se ha utilizado mucho esa posibilidad?

Efectivamente los perjudicados por cualquier práctica anticompetitiva, pactos colusorios, abuso de posición dominante o lo que sea, sin tener que esperar a la resolución de la CNC, pueden ir al juzgado de lo mercantil.

Hasta ahora se producía una paradoja, y es que los jueces de lo mercantil podían aplicar el derecho de la competencia comunitario, pero no el español. Así que hay experiencias pero en la mayoría de los supuestos no se trata de cárteles sino de restricciones verticales, de modo que la mayor parte de las sentencias dictadas por los jueces de lo mercantil se refieren a contratos de distribución de carburantes, de gasolineras, en la que se pedía la nulidad de un contrato por ser contrario a la competencia, normalmente a iniciativa del propietario de la estación de servicio contra la petrolera.

¿Cree que sería bueno que llegaran más casos a los tribunales ordinarios?

En EE UU el 90% de los casos de competencia se producen en la aplicación privada por los jueces de lo mercantil. En Europa su uso es más limitado. Pero la CNC puede intervenir como defensa del interés público en conflictos privados. Estamos viviendo las primeras experiencias en ese sentido. Un juez se ha dirigido a nosotros y otro nos ha comunicado la existencia de un procedimiento porque de acuerdo con la ley los jueces tienen la obligación de comunicarnos los procedimientos en los que están para que digamos si actuamos en una especie de fiscal, de defensor del interés público.

ANÁLISIS. Estudios sectoriales y libertad de horarios comerciales

PREGUNTA. Una de las primeras cosas que usted anunció al tomar posesión de su cargo como presidente de la Comisión Nacional de la Competencia fue la de la elaboración de una serie de estudios sectoriales. ¿En qué situación se encuentran? RESPUESTA. Pues están a punto de terminar y posiblemente inmediatamente después de que se constituya el nuevo Gobierno aprobaremos una serie de recomendaciones derivadas de esos estudios.¿Qué sectores han analizado? Usted anunció el de profesiones liberales, transporte aéreo, transporte de viajeros por carretera y compra y venta de derechos de retransmisión de fútbol. Profesiones liberales, transporte de carretera y también el de derechos de retransmisión deportivos están ya a punto. Hay otros pero van más lentos, por ejemplo transporte aéreo, porque el sector se está moviendo mucho. Incluso aún tenemos un expediente de concentración que analizar, así que tal vez sea bueno esperar a que acabe este proceso antes de seguir con el estudio.¿También analizan los movimientos de Iberia? En Iberia no hay nada. No tenemos ningún expediente abierto ni conocemos nada, pero seguimos las noticias por el periódico.¿Sigue mostrándose a favor de la libertad de horarios comerciales? Sí, aunque me critican mucho por decirlo, pero la ventaja que tenemos quienes estamos en administraciones independientes es que podemos decir cosas a pesar de que molestemos a algunos privilegios. Además, en el caso de los horarios comerciales tenemos a nuestro favor la opinión de los consumidores. El domingo pasado paseaba por el centro de Madrid y me dio la sensación de que se había revitalizado muchísimo más de lo que estaba antes. Eso es bueno, porque beneficia al consumo y permite ofrecer más opciones a los consumidores. La legislación que restringe los horarios comerciales sólo supone poner muletas a una situación, porque a pesar de esa legislación el pequeño comercio que no se adapta a los nuevos tiempos, seguirá desapareciendo.

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!

Más información

Archivado En

_
_