Primarias EEUU

EE UU calienta el maratón electoral del Super Martes

El 5 de febrero es clave en las primarias. Hasta 22 estados votan mañana y en teoría es la oportunidad para despegarse y acariciar la nominación a las elecciones presidenciales. En la práctica, hay mucha competencia. Las encuestas muestran a John McCain adelantado y a los demócratas empatados.

Hillary Clinton parecía cansada el sábado cuando contestaba a las preguntas del público joven de un programa de la MTV. Pese a ello, la candidata aprovechó los últimos segundos de su intervención para animar a la audiencia a asistir a sus próximos actos. Como el resto de candidatos, Clinton estaba multiplicándose en un tramo de campaña que por primera vez lleva a 22 estados a las urnas (en total a 24 porque no son los mismos para cada partido). En juego están más del 40% de los delegados.

Tanto ella, como su oponente demócrata, Barack Obama (John Edwards se retiró) y los candidatos republicanos John McCain, Mitt Romney y Mike Huckabee, llevan varios días de extenuante gira por el inmenso país visitando más de dos estados al día en el caso de los demócratas y tratando de conseguir tanta publicidad gratuita (con la cobertura de los medios) como sea posible para encarar el llamado super martes.

Obama por ejemplo, tras ganar Carolina del Sur el sábado pasado, ha visitado más de 13 estados. Donde no llega él están sus seguidores más célebres. Caroline Kennedy, hija de John F. Kennedy, la popular figura mediática, Oprah Winfrey y su mujer, Michelle Obama, celebraron un multitudinario acto ayer en Los Ángeles.

El 40% de los delegados de ambos partidos se eligen mañana

El esfuerzo responde a la necesidad del candidato de elevar su perfil con su presencia ya que a Clinton se la conoce mejor. Hasta ahora, el senador por Illinois ha gastado 10,9 millones en anuncios. Clinton ha invertido ocho. Los republicanos han gastado tres millones, Romney dos de ellos.

La campaña demócrata está disputada. Según la encuesta de ayer de Washington Post-ABC News, 47% de los demócratas dicen que votarán a Clinton y el 43% a Obama, cercano al margen de error del 3%. Obama puede beneficiarse del voto independiente. El mayor de los estados llamado a las urnas es California, con 441 delegados en juego y 173 para los republicanos, seguido de Nueva York con 281 y 101 respectivamente. Los demócratas luchan para conseguir el mayor número de delegados para una convención en la que hay 800 superdelegados, no elegidos, que pueden escorar el resultado final y son más cercanos a Clinton.

En el terreno de las ideas, los demócratas siguen centrando su discurso en la cuestión que más preocupa a los votantes, la economía. El mal dato de empleo del viernes y del bajo crecimiento del PIB, juega contra el partido del Gobierno.

Los programas de ambos candidatos son muy similares y difieren solo en el arreglo del sistema médico. Obama no apuesta por la cobertura universal obligatoria y Clinton si. Eso si, ninguno de los dos quiere un sistema pagado por el Estado.

En materia de impuestos, ambos quieren eliminar los recortes fiscales de George Bush que beneficien a las clases altas. En una entrevista con The New York Times publicada el sábado, Obama afirmaba que su prioridad será crear una prosperidad más equilibrada y duradera.

æpermil;l quiere invertir en nuevas tecnologías, sobre todo de energía, en salud y educación. Su idea es que quienes ganen más dinero paguen más a la seguridad social (pensiones) y quiere recortar 1.000 dólares en los impuestos de las clases más bajas. Obama es el candidato que más se ha rodeado de economistas profesionales y jóvenes. Su contrincante, Clinton, considera que no podrá pagar sus promesas electorales.

McCain busca consolidar su liderazgo

A los 71 a John McCain intenta por segunda vez llegar a la presidencia de EE UU. El senador por Arizona, uno de los que más ha buscado el bipartidismo en el Congreso perdió ante George Bush las primarias de 2000 y ahora, ocho años después quiera volverse a medir en la batalla por la nominación republicana. Y puede conseguirlo.

Con una campaña que el año pasado a punto estuvo de ser cerrada por falta de fondos, McCain, ha conseguido despuntar y convertirse en el favorito. Según la encuesta de WashingtonPost- ABC News publicada ayer, McCain aventaja al ex gobernador de Massachusetts Mitt Romney con el 48% de los votos frente al 24% en el super martes. Es el candidato de los independientes que se inclinan por este partido, los republicanos moderados y algunos demócratas del sur. Mike Huckabee podría conseguir el 16% de los votos.

McCain suele hablar más de seguridad nacional que de economía. Su programa se resume en recortar el gasto del Gobierno para reducir el déficit pero a la vez rebajar impuestos. Quiere dinamizar la investigación y el desarrollo de nuevas energías y considera que el calentamiento del planeta es una seria amenaza. McCain fue el republicano que más presionó para reformar ley de inmigración.

Admirador de Alan Greenspan, McCain ha dicho que a los americanos 'no les disgusta la gente con riqueza, todo el mundo quiere ser rico'