Intervención

El BCE actúa de nuevo en el interbancario y tumba los tipos a corto

Remite la tensión en el mercado interbancario. El euríbor en sus plazos más cortos experimentó ayer la mayor caída de su historia en una jornada, después de que el Banco Central Europeo (BCE) anunciara una inyección masiva de liquidez. Las Bolsas cayeron después de que Goldman Sachs anunciara dudas sobre la evolución de su negocio.

El trabajo de los bancos centrales comienza a dar resultados. Las inyecciones de liquidez han conseguido relajar las tensiones en el mercado interbancario y han devuelto parte de la confianza perdida en las últimas semanas. El euríbor a dos semanas sufrió ayer la mayor caída de su historia al pasar del 4,945% al 4,452%. El euríbor a un mes cayó asimismo del 4,930% al 4,634%. En un plazo a 12 meses, el que utilizan las hipotecas a tipo variable, el descenso fue menor, del 4,88% al 4,82% (el Banco de España confirmó ayer que el euríbor a 12 meses cerró noviembre a la baja, en el 4,607%). Tras estos descensos figura la intervención del Banco Central Europeo, que realizó una subasta ilimitada, con el objetivo de dar oferta a toda la liquidez demandada, a un tipo medio del 4,21%.

La respuesta fue masiva, hasta el punto de que el BCE colocó en el mercado 348.607 millones de euros en la segunda subasta extraordinaria desde el 9 de agosto, casi el doble de los 180.500 millones que la entidad europea esperaba que se demandasen. Acudieron a la subasta 390 bancos. Otra novedad fue que la adjudicación se produjo a un plazo de 16 días, y no siete como suele ser habitual, lo que garantiza cierta tranquilidad en el mercado interbancario hasta fin de año.

El movimiento del BCE se enmarca dentro de la acción concertada que los principales bancos centrales anunciaron la semana pasada para devolver la confianza al mercado. Ayer, el Banco de Inglaterra adjudicó 10.000 millones de libras (13.990 millones de euros) a tres meses a un tipo de 5,36%, por debajo del 5,5% de los tipos de interés oficiales. Fue la primera de dos operaciones especiales anunciadas. El índice Libor en libras cayó también por segunda jornada consecutiva.

Las actuaciones de los bancos centrales habían comenzado el lunes, cuando el Banco Central Europeo adjudicó 2.435 millones al 5% en un plazo de 24 horas en la línea permanente de urgencia que habilita la entidad europea para entidades con necesidades urgentes de liquidez. Ese mismo día la Reserva Federal acometió la primera de las cuatro subastas anunciadas la semana pasada, ésta por valor de 20.000 millones de dólares (13.888 millones de euros) a un mes. Asimismo, el lunes se abrió el plazo de demanda para la línea de crédito en dólares que han abierto la Reserva Federal y el Banco Central Europeo de manera conjunta a un plazo de 28 días, por una cantidad en torno a los 40.000 millones de dólares (27.777 millones de euros).

Goldman no convence

La otra gran referencia de la jornada fueron los resultados de Goldman Sachs, mejores a lo esperado. La entidad ha esquivado la crisis hipotecaria, pero lanzó un mensaje de cautela sobre su negocio a corto plazo, lo que elevó la incertidumbre del mercado. El Ibex 35 cayó un 0,24% hasta los 15.282,1, el nivel más bajo desde mediados de octubre. En el resto de Europa los cierres fueron mixtos, el Euro Stoxx 50 cedió un leve 0,08%.

Wall Street se vio arrastrado igualmente por el sector bancario, pero evitó las pérdidas gracias al tirón de IBM y Microsoft. El Dow Jones cerró con un alza del 0,50%, el Nasdaq, del 0,84% y el S&P 500, del 0,63%.

S&P alerta de las pérdidas de la banca

Standard and Poor's publicó ayer un informe en el que alerta sobre el alcance de las pérdidas asociadas a la crisis hipotecaria estadounidense. Según la división de renta variable de la firma, las entidades financieras y estadounidenses han dado a conocer tan sólo una cuarta parte de sus pérdidas por este motivo. Hasta el momento se han publicado pérdidas por valor de unos 80.000 millones de euros.

Los expertos de esta firma consideran que los efectos negativos de la crisis se seguirán sintiendo al menos hasta el segundo trimestre de 2008, lo que provocará que los inversores se mantengan a la defensiva hasta el verano, según recoge Europa Press.

El impacto de la crisis de crédito se está dejando notar también en el sector empresarial. La agencia de calificación crediticia Moody's prevé que el número de impagos de deuda en Estados Unidos se cuadriplicará el año que viene, después de que este año el número de rebajas de calificación por debajo del nivel apto para la inversión haya alcanzado el nivel más alto desde 2003, tras el escándalo de Worldcom.