Crisis 'subprime'

La tensión aún colea en el mercado crediticio

Los bancos siguen sin prestarse dinero con normalidad por miedo a un incremento de afectados por la crisis.

La tensión aún colea en el mercado crediticio
La tensión aún colea en el mercado crediticio

El mercado parece una montaña rusa. En unos meses ha pasado del pánico a la euforia para volver otra vez a un entorno de muchos nervios e incertidumbre. La situación es delicada. La crisis subprime no termina de resolverse y su impacto en la economía real preocupa cada vez más. El número de afectados, lejos de remitir crece, la desconfianza se desmorona y todo ello se traduce en mayores tensiones en el mercado de crédito.

'Los indicadores de riesgo han empeorado. El crédito estructurado se ha frenado. La sequía del mercado es evidente' reconoce José Luis Martínez, estratega de Citi. 'No hay manera de colocar nada y llevará tiempo que regrese la normalidad. Se ha emitido mucho papel y ahora hay que digerirlo', añade José Carlos Díez, economista jefe de Intermoney.

La realidad tampoco ayuda a restablecer la confianza. Día sí, día no aparecen nuevos afectados por la crisis subprime y se teme que las pérdidas millonarias desveladas en la temporada de resultados del tercer trimestre sean sólo un trocito del pastel. La preocupación aumenta y la reticencia de los bancos a prestarse dinero entre sí es un mal síntoma.

El mismo euríbor a tres meses refleja la incertidumbre actual. Este indicador generalmente suele anticipar las expectativas de tipos de interés. Sin embargo, en los últimos meses, ha continuado repuntado y cotiza muy por encima de los tipos oficiales a pesar de que no se espera que el BCE mueva ficha en el corto plazo. Así, los tipos están en el 4% y el euríbor en el 4,67%, una diferencia que refleja la prima que exigen los bancos por prestar dinero.

'El mercado de crédito cotiza más pérdidas por la evolución negativa de los activos vinculados a las hipotecas subprime', comenta Virginia Romero, de Ahorro Corporación. Esta experta explica que el mercado también teme un repunte de la tasa de morosidad en EE UU en diciembre, especialmente cuando se empiecen a revisar las hipotecas a tipo variable y comiencen a incrementarse las cuotas de los inversores con peores perfiles de solvencia.

Otros indicadores también reflejan las tensiones en el mercado de crédito y la complejidad del escenario actual. El índice Itraxx Crossover que mide el diferencial de la deuda de alto rendimiento en Europa respecto a la renta fija pública ha repuntado hasta los 344 puntos básicos y se acerca a los 461 de julio después de caer al entorno de los 220 en septiembre cuando parecía que las intervenciones de los bancos centrales habían logrado restablecer la confianza.

Mientras tanto, el Itraxx Europa, que mide la prima de riesgo exigida a los bonos corporativos europeos con alta solvencia se ha situado en 58,2 puntos básicos y se acerca así al máximo de 64,6 que alcanzó el 30 de julio.

La buena noticia es que la Reserva Federal todavía puede restablecer la normalidad bajando los tipos. Eso sí, pocos esperan que la normalidad regrese hasta que no se cuantifique el alcance real de la crisis.

Claves. Puntos a favor y en contra del regreso de la normalidad

¦bull;A partir de diciembre unas 450.000 hipotecas a tipo variable se revisarán trimestralmente en EE UU. Las cuotas aumentarán entre el 25% y el 30% lo que hace temer un repunte de morosidad.

¦bull;Las tensiones inflacionistas aún no son preocupantes en EE UU. El mercado espera más bajadas de tipos.

¦bull;Históricamente las crisis hipotecarias en EE UU han durado entre 25 y 30 meses. Previsiblemente tocará fondo en el primer trimestre de 2008.