Recesión

Morgan Stanley apuesta por el fin de la etapa alcista en Bolsa y aconseja vender

Morgan Stanley dio ayer un giro de 180 grados en su estrategia tras advertir que las posibilidades de que EE UU sea víctima de una recesión son cada vez mayores. Así, recomienda recoger beneficios en renta variable y refugiarse en liquidez.

La etapa de vacas gordas en la Bolsa tiene elevadas posibilidades de tocar a su final más pronto que tarde después de haber disfrutado de un mercado alcista durante cuatro años seguidos. Así lo cree, al menos, Morgan Stanley, que alberga 'serias dudas sobre las previsiones de crecimiento económico, debido al empeoramiento de la crisis financiera'. El banco de inversión señala además que este panorama se ve agravado por la 'aparente resistencia de los bancos centrales a recortar los tipos de interés mientras persistan los riesgos inflacionistas'.

En este contexto, Morgan ha decidido dar por finalizada su apuesta alcista en la renta variable, que databa de mediados de agosto, cuando, pese a los riesgos que ya por aquel entonces eran patentes, consideraba atractivas las valoraciones y descartaba la posibilidad de una recesión en Estados Unidos.

Con todo, los expertos de la entidad señalan que todavía no se han visto los tradicionales signos del fin de ciclo y que la inversión en Bolsa todavía goza de factores positivos, como el ratio de PER (número de veces que el beneficio está incluido en la capitalización), que sigue en niveles relativamente bajos para el próximo año.

Así, Morgan Stanley aconseja recoger beneficios en renta variable, de tal forma que baja su recomendación hasta neutral desde sobreponderar, al mismo tiempo que aconseja refugiarse en liquidez e infraponderar la renta fija. Los sectores en los que mantiene la apuesta bursátil son el farmacéutico, el de utilities, el de telecomunicaciones y el de materiales, mientras que desaconseja, en general, empresas relacionadas con los sectores energético, bancario y de consumo.

El peor trimestre de resultados en Europa desde hace ocho años

Una mala noticia que menciona Morgan es la mala temporada de resultados para el tercer trimestre. El porcentaje de firmas europeas que ha batido las expectativas de beneficios en el periodo es el menor desde hace ocho años. Además, Nick Nelson, de UBS, asegura en un informe que es la primera vez que los resultados en Europa están sólo en línea con las expectativas desde el cuarto trimestre de 2005. Por si fuera poco, Las previsiones de Thomson Financial vaticinan una caída de los beneficios de las firmas del S&P 500 del 2,4%, el peor periodo desde el primer trimestre de 2001.