Libros

Donald Trump confiesa su clave para pensar a lo grande

Políticamente incorrecto y directo, el inmobiliario ofrece consejos para triunfar

Bill Zanker era un estudiante que con un presupuesto de 5.000 dólares puso en marcha en 1979 una empresa en Nueva York, The Learning Annex, con la que ofrecía cursos rápidos multidisciplinares. El objetivo era pagar los gastos de su carrera pero la idea creció y se convirtió en una empresa con una facturación de cinco millones de dólares. En 2004, conoció, con mucho esfuerzo, a Donald Trump y consiguió que impartiera un curso. Hoy, Learning Annex genera ventas de 100 millones de dólares. ¿La clave? 'Pensar a lo grande', algo que perfeccionó con Trump.

Ya colaboradores, Trump y Zanker han hecho de este mantra su clave del éxito y lo han desarrollado en un libro recién lanzado en EE UU bajo el título Piensa a lo grande y da una patada en el culo, en los negocios y en la vida.

Con este título, que no es precisamente elegante, Trump, este icono del sueño americano que se catapultó al estrellato mediático con un reality show ,The Apprentice, ofrece a los lectores pautas para saber cómo se puede triunfar. Y, por su puesto, ofrece consejos a lo largo de más de 300 páginas en las que habla de la importancia de la pasión, que se ha de sentir por lo que se hace o cómo confiar en los instintos.

Hay muchos libros, muchos gestores y muchos consultores que repiten algunas de las ideas de este nuevo libro que, en un 90%, responde a la firma de Trump. Pero hay afirmaciones que son lo que se espera de este magnate inmobiliario de estilo directo y poco amigo de lo políticamente correcto. 'Una de mis pasiones es hacer tratos (...) Me gusta machacar a la otra parte y sacar beneficios. ¿Por qué? porque no hay nada mejor. Para mi es incluso mejor que el sexo, y me gusta el sexo. (...) Se oye a mucha gente diciendo que un buen trato es cuando las dos partes ganan. Eso es una estupidez. Un buen trato es cuando gano yo, no la otra parte'.

Trump asegura que para llegar a la cima hay que soñar a lo grande, ponerse listones cada vez más altos y ser honesto con uno mismo y conocerse.

En la línea de lo que se ha conoce como el agresivo estilo de Trump, el empresario recomienda que nunca se acepte un no por respuesta, 'se contrate al mejor personal pero no se confíe en él', y pagar con la misma moneda a quien hace daño. Trump reconoce que éste no es el consejo típico, 'es un consejo de la vida real'.

El duro Trump asegura que 'no hay que pensar en cómo ganar dinero sino en qué se puede producir o qué servicio puede ser valorado o útil para la gente o la comunidad'. Se pregunta: ¿Qué necesita mejorar? ¿Qué se puede hacer mejor y más eficientemente? ¿Qué problema puede uno resolver? Y lo más importante ¿con qué se va a divertir uno trabajando?'.

El empresario, que estuvo a punto de la bancarrota en los años noventa, asegura que hay que saber manejar la presión. 'He aprendido que hay que centrarse en las soluciones, no en el problema'. En el más puro estilo americano y, a pesar de la imagen que se ha forjado con fotos como las de la portada del libro ,Trump explica que no hay que dejarse llevar por los enfados. 'Mucha gente cree que soy una persona enfadada. No es cierto. Soy duro y pido mucho de la gente pero nunca me pierdo. El enfado sin control es una debilidad, no un signo de fortaleza. Arruina la concentración en los objetivos'.

Como todo buen estadounidense, Trump recomienda 'sentido del optimismo'. El empresario dice que hay que tener lejos a la gente negativa, tanto en los negocios como en la realidad. æpermil;l no lo es y espera que su libro sea un éxito como dice que es todo lo que él hace.