Stephen King

'Las agencias de 'rating' no han comprendido las innovaciones financieras'

A punto de cumplir 20 años en una de las grandes firmas de la banca mundial, este economista de 43 años se ha convertido en una autoridad en Reino Unido, donde ha llegado a intervenir ante el Parlamento para explicar los efectos que tiene la globalización sobre la economía mundial

Stephen King, economista jefe HSBC, visitó Madrid el pasado jueves para ofrecer a los empleados del banco británico en España su visión del coyuntura económica mundial. Acompañado de un grupo de sabios de la tercera mayor entidad financiera del mundo, King desgranó las claves que determinarán la evolución de los mercados financieros en los próximos meses. A su juicio, en el inicio de las crisis originada por las hipotecas subprime está la sofisticación de los mercados financieros y los errores cometidos por las agencias de calificación crediticia.

El Fondo Monetario Internacional (FMI) ha restado un punto a sus previsiones de crecimiento para Estados Unidos, ¿comparte esta corrección?

Está claro que los riesgos que afronta la economía estadounidense para 2008 están aumentando, debido al deterioro del mercado hipotecario y sus efectos sobre el consumo. En este punto es muy difícil, para cualquiera, saber qué está ocurriendo, incluso para el Fondo Monetario Internacional (FMI). No creo que haya datos suficientes para establecer en qué medida hay que revisar las previsiones de crecimiento. Una de las dificultades en esta situación es establecer cómo evalúan el riesgo las entidades financieras que prestan dinero a los particulares en EE UU, y qué modelos están utilizando. No es sencillo evaluar el impacto de la crisis sobre el consumo.

¿La cuestión de las hipotecas subprime ha sido una excusa para la corrección de los mercados o un auténtico problema de fondo en la economía estadounidense?

Lo fundamental es que los impagos de hipotecas subprime han obligado a intervenir en los tipos de interés y han provocado dificultades para valorar activos financieros. A corto plazo, la reacción de las Bolsas se debe a la variación de tipos de interés. Más adelante, para saber el efecto de la crisis crediticia en los mercados habrá que ver primero su impacto en la economía real.

¿Ha habido malas prácticas en la gestión del riesgo por parte de la banca internacional?

Es más complicado que eso. Los mercados financieros se han sofisticado muchísimo en los dos últimos años. Las innovaciones son positivas, pero cuando se producen de forma tan súbita puede causar problemas de comprensión. En cualquier caso, no es solo responsabilidad de los bancos, tampoco las agencias de rating han llegado a comprender cómo funcionan estas innovaciones, lo que les ha llevado a cometer errores.

¿Cuánto tiempo cree que se prolongará la falta de liquidez en los mercados?

Esta cuestión tiene dos componentes. Por una parte, las restricciones que hemos visto en los tres últimos meses en los mercados de dinero están empezando a desaparecer, y los bancos vuelven a prestarse unos a otros. Sin embargo, a medio plazo sí que va a darse una contracción del crédito.

¿Pero cuánto tiempo durarán las restricciones sobre el crédito?

La contracción del crédito supone una reacción a tres factores: bajos tipos de interés en Estados Unidos, baja rentabilidad de los bonos estatales y a la innovación financiera con productos estructurados. Estas circunstancias han contribuido al boom de los mercados inmobiliarios. Si estos factores empeoran peor de lo previsto, las restricciones de crédito podrían durar hasta 2008 o 2009, en lo que será un largo periodo de ajuste.

¿Qué le parece la iniciativa de Citigroup, Bank of America y JPMorgan de crear un gran fondo para favorecer la liquidez de los mercados financieros?

En términos generales, es mejor afrontar las incertidumbres de forma colectiva que de forma individual. Ahora en el mercado hay muchos activos de mala calidad, a los que es difícil poner un precio. Ese fondo es un mecanismo que te permite evaluar los malos activos o, al menos, darles un precio mínimo. No tengo claro si funcionaría, pero es una de las alternativas. En Estados Unidos ya hubo una iniciativa similar a principios de los 90, pero con fondos públicos.

¿Va a seguir siendo China uno de los motores que alimente la economía mundial?

Hay muchas razones estructurales que sostienen el dinamismo de China: trabajo barato, baja renta per cápita e inversiones del exterior… El problema es que, por encima de todo esto, hay evidencias de un sobrecalentamiento de su economía y la inflación comienza a repuntar. El Gobierno está tomando medidas, subiendo los tipos de interés, pero habrá que ver si funciona. Aún así seguiremos viendo tasas de crecimiento de entre el 8% y el 9%.

¿La economía española está preparada para afrontar una restricción de la liquidez?

Al igual que otros países, España ha vivido en los últimos años un largo periodo de encarecimiento del mercado de la vivienda, lo que implica ciertos riesgos. Aún así, creo que cuenta con un potencial suficiente para seguir teniendo un crecimiento por encima de la media europea.

La faceta ácida de los créditos 'subprime'

Stephen King, además de ser un reputado economista, se ha convertido en Reino Unido en un divulgador. Un experto en traducir los términos técnicos al román paladino, tanto en su habitual columna del diario The Independent, como en sus numerosas intervenciones en radio y televisión.

En su último informe sobre la situación global de los mercados, King utiliza la metáfora de El Mercado de Limones -propuesta por el premio Nobel de Economía George Akerlof- para explicar cómo el pago de las hipotecas subprime en Estados Unidos ha producido la actual crisis de liquidez en todo el mundo.

En este país, los vendedores de coches usados llaman 'limones' a aquellos vehículos defectuosos que siguen adquiriéndose como si estuvieran en buen estado. Cada vendedor sabe cuáles son sus coches 'limón', pero los compradores no. æpermil;stos últimos, para asumir el riesgo de que les coloquen un automóvil defectuoso, exigen menores precios en las tiendas de segunda mano. Lo que provoca que algunos vendedores con buenos coches se resistan a desprenderse de ellos a precios bajos. 'Siguiendo esta lógica se desemboca en un mercado, lleno de basura, y con muy poca liquidez', sostiene King.

Del mismo modo, los fondos de pensiones, las compañías de seguros y otros inversores institucionales, no saben exactamente dónde están los 'limones' entre los diferentes bonos referenciados a hipotecas. Tampoco los bancos, lo que ha acabado por frenar este tipo de inversiones. Como en el ejemplo de los coches, la mayoría de esos activos son buenos, pero no se pueden vender porque el mercado es incapaz de asignarles un precio.

Esta paradoja es la que ha provocado que la crisis inicial de las hipotecas subprime, de marcado carácter local, haya provocado turbulencias financieras en todo el mundo.