Tormenta financiera

Trichet advierte que subirá los tipos de interés pese a la crisis financiera

La crisis crediticia no ha alterado los planes del BCE. A principios de mes la autoridad monetaria dejó entrever que subiría los tipos en septiembre y ayer reiteró esta postura. Los mercados no se tomaron mal la noticia. Prefirieron centrarse en la nueva inyección de liquidez de 40.000 millones euros que prometió para hoy. El Ibex repuntó el 0,84%, hasta los 14.359,2 puntos.

El Banco Central Europeo ha vuelto a demostrar su disposición a actuar para aplacar la crisis crediticia y hoy inyectará 40.000 millones de euros en una operación de refinanciación a tres meses. Una subasta que se realizará a un tipo de interés variable para 'apoyar la normalización del funcionamiento del mercado de dinero', explica en un comunicado.

La medida responde a la elevada necesidad de liquidez de los bancos. La subasta ordinaria semanal del BCE, sin ir más lejos, se saldó el pasado martes con una adjudicación de 275.000 millones que desatendió un tercio de la demanda. El BCE, en cualquier caso, quiso matizar ayer que 'la postura del consejo de Gobierno del BCE respecto a la orientación de su política monetaria quedó expresada en la declaración de su presidente, de fecha 2 de agosto de 2007'. En otras palabras, reitera que mantendrá 'una vigilancia estrecha' para asegurar que los riesgos inflacionistas no se materialicen. Un entrecomillado que en reuniones anteriores ha servido de aviso respecto a su intención de subir tipos de interés el mes siguiente, lo que hace ver que mantiene su intención de incrementarlos en septiembre desde el 4% actual.

En EE UU, el debate se centra ahora también en si habrá o no una rebaja de tipos de interés de emergencia, es decir antes de la reunión del 18 de septiembre, una posibilidad que para el presidente de la Reserva Federal de Richmond, Jeffrey Lacker, no se justifica solamente por la reciente turbulencia de los mercados, según explicó esta semana. La entidad inyectó ayer otros 2.000 millones de dólares.

Entretanto, el subdirector gerente del FMI, John Lipsky, advirtió de que la actual confusión de los mercados perjudicará el crecimiento de la economía en todo el mundo y no sólo en EE UU aunque matizó que aún se desconoce si el impacto de la crisis será sustancial o moderado. Rodrigo Rato, hace unos días, aseguraba que las previsiones para la economía siguen siendo buenas.

Todas estas noticias, sin embargo, no truncaron la buena evolución de los mercados. Europa arrancó con buen tono tras el cierre positivo de Wall Street la víspera, tendencia que se confirmó con el paso de las horas gracias a las ganancias de los mercados americanos en el periodo de coincidencia operativa. A falta de indicadores de relevancia con los que poder matizar la envergadura de la crisis, los inversores optaron por ignorar las noticias negativas. Así, la quiebra de First Magnus, la segunda empresa estadounidense de préstamos hipotecarios, los problemas de Accredited Home Lenders Holding, el cierre de una oficina especializada en hipotecas de HSBC en Estados Unidos o los problemas de liquidez de H&R Block apenas incidieron en la buena evolución de las Bolsas.

Los movimientos empresariales lograron desviar la atención y retomar cierto protagonismo. Noticias como la compra de una participación de MGM, una de las compañías de casinos más importantes de Las Vegas, por Dubai World, calmaron el nerviosismo. Al igual que otras operaciones como las negociaciones entre los intermediarios por la red TD Ameritrade y ETrade para una posible fusión.

El Ibex subió un 0,84%, el Dax ganó un 1,02%, el Euro Stoxx, el 1,23%, el Cac, un 1,83% y el Footsie subió el 1,81%, mientras que el euro escaló hasta 1,35 dólares. En EE UU, por su parte, el Dow Jones ganó el 1,11%, el S&P 500, un 1,17% y el Nasdaq, el 1,25%.

Los grandes bancos piden dinero a la Fed

Los cuatro mayores bancos estadounidenses, Citigroup, JPMorgan Chase, Bank of America y Wachovia comunicaron ayer que han pedido 500 millones de dólares (373 millones de euros) cada uno a la ventanilla de descuento de la Reserva Federal, después de que la Fed rebajara la semana pasada el tipo de interés al que presta dinero en esta ventanilla al 5,75%.

Citigroup afirma en una nota que está dispuesta a seguir acudiendo a la ventanilla cuando así lo requieran las necesidades de sus clientes y las condiciones del mercado.

En otra nota conjunta, los otros tres bancos afirman que este préstamo trata de reflejar la efectividad de la ventanilla de descuento en un momento en el que existe una crisis de liquidez en el sistema financiero.

La ventanilla de descuento ha sido utilizada históricamente por la Fed para prestar dinero a las entidades con problemas, razón por la cual el tipo de interés es algo más elevado que el tipo interbancario. La rebaja de tipos que realizó el banco central estadounidense el viernes fue un mensaje al mercado para desestigmatizar el uso de esta ventanilla.

La declaración de los cuatro grandes bancos supone una acción de confianza para que otras entidades hagan uso de ella. 'Aunque JPMorgan Chase, Bank of America y Wachovia tienen cada uno liquidez sustancial y la capacidad de tomar prestado dinero en cualquier otro lugar y en condiciones más favorables, las compañías opinan que es importante en este momento tomar un papel de liderazgo para demostrar el valor potencial de la facilidad de crédito de la Fed y para animar a su uso por parte otras entidades', señala el comunicado.

La SEC investigará a las agencias de 'rating'

El organismo regulador de EE UU, SEC en sus siglas en inglés, anunció ayer su intención de investigar a las agencias de calificación crediticia en relación a su actuación en la crisis de las hipotecas de alto riesgo.

Las agencias han sido criticadas por esperar hasta julio para reducir sus calificaciones de emisiones de bonos garantizados, momento en que se desplomaron.

El presidente de la SEC, Christopher Cox, también comentó ayer que no ha detectado problemas en los cinco grandes bancos de inversión estadounidenses: Goldman Sachs, Morgan Stanley, Lehman Brothers, Merrill Lynch y Bear Stearns, según Bloomberg.