Hoteles

La falta de nieve y la debilidad en Canarias pesan en Sol Meliá

El grupo hotelero Sol Meliá obtuvo un beneficio neto atribuido de 20,3 millones de euros en el primer trimestre de 2007, lo que supone un descenso del 8,9% en comparación con el mismo periodo del pasado ejercicio, informó ayer la compañía a la Comisión Nacional del Mercado de Valores.

La razón de esta caída se explica por la rotación de activos. En el mismo periodo del año pasado, las desinversiones de la cadena fueron mayores que en el trimestre de este año. Excluyendo esta rotación de activos, la cifra de resultado arroja un crecimiento positivo.

La cifra de negocio de Sol Meliá aumentó entre los meses de enero y marzo a una tasa interanual del 6%, hasta 289,8 millones de euros, gracias al 'buen comportamiento' de los hoteles urbanos en España y Europa, así como de los establecimientos de República Dominicana y del Club Vacacional de la compañía (Sol Meliá Vacation Club).

Sin embargo la división Europa vacacional se vio afectada por la falta de nieve en algunos de los destinos típicamente invernales y por el bajo rendimiento de las Islas Canarias, debido al proceso de 'mediterranización' por el cual el archipiélago pasa de ser un destino de invierno para convertirse en uno de verano, explicó en su comunicado Sol Meliá.

Como consecuencia de esa situación, la división vacacional en Europa registró un descenso del 2,6% en su Revpar (ingresos por habitación), una situación que 'se corregirá conforme se acerque la temporada estival, que se espera sea muy satisfactoria', aseguró Sol Meliá en su comunicado.

La compañía espera que la región del Caribe en la que esté presente sea 'uno de los principales desafíos'.