_
_
_
_
Tribuna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las tribunas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

La transición de los mercados emergentes

Los mercados emergentes han ofrecido rentabilidades muy atractivas durante los últimos años. El índice MSCI Emerging Markets Free (EMF) se ha revalorizado un 30% tanto en 2005 como en 2006, frente a un 10% y un 20%, respectivamente, del índice MSCI World. ¿Son tan positivas las perspectivas para 2007?

Las rentabilidades de la renta variable de mercados emergentes serán proporcionales en 2007 a un crecimiento previsto de los beneficios del 10%-12% y a una rentabilidad por dividendo del 3%. Salvo que se produzca una fuerte oleada de sobreinversión, las oportunidades de crecimiento a largo plazo que abundan en las economías emergentes y la mayor capacidad de las empresas para cumplir sus propios planes de crecimiento deberían seguir contribuyendo a ampliar los márgenes y las ganancias en estos mercados.

Además, consideramos que los fundamentales macroeconómicos siguen intactos y se ven favorecidos por las importantes reservas de divisas que atesoran los países emergentes, que se aproximan al 25% de su PIB total (casi cinco veces más que hace 10 años). Esperamos que la revalorización de las divisas siga fortaleciendo las rentabilidades absolutas en 2007.

El aumento de la inversión en infraestructuras es un factor de crecimiento a largo plazo que seguirá desarrollándose en 2007. El rápido aumento de la superficie urbanizada en los países emergentes está provocando una explosión en la inversión en infraestructuras. Los precios de las materias primas deberían seguir mostrando fortaleza en 2007 debido a esta explosión y a las limitaciones de la oferta.

2007 será testigo de una transición de las economías emergentes desde modelos basados en la exportación hacia otros más equilibrados apoyados por el fuerte crecimiento interno. La transferencia de riqueza desde los países consumidores de materias primas hacia los países productores, junto con el auge de la construcción, el crecimiento de los salarios reales y los perfiles demográficos (más población en edad de trabajar con respecto a los mercados desarrollados), siguen estimulando el desarrollo de la clase media y del consumo privado.

En Brasil esperamos un entorno caracterizado por el crecimiento de las exportaciones, la desaceleración de la inflación y unos tipos de interés reales más bajos que podrían actuar como catalizadores para que el país obtenga el grado de inversión antes de que termine 2008. Estas circunstancias, combinadas con un giro al alza de la tendencia de crecimiento del PIB, deberían crear un entorno empresarial sólido para las compañías centradas en el mercado interno, como los proveedores de tecnologías inalámbricas y las instituciones financieras, cuya penetración es inferior que en los mercados desarrollados y ofrece un tremendo margen de mejora. Las instituciones financieras son las principales beneficiarias de los tipos de interés estructurales más bajos, pues éstos deberían estimular el consumo privado y la demanda de productos de crédito.

Esperamos que las compañías de los mercados emergentes capitalicen estas oportunidades de largo recorrido a través de un uso más eficiente de sus balances en 2007. Estas compañías han utilizado los últimos descensos de los tipos de interés para disminuir el apalancamiento hasta niveles históricamente bajos. Esto es especialmente sorprendente contextualizándolo en el actual crecimiento de la rentabilidad, es decir, que se han conseguido ROE más altas no a expensas, sino a pesar de un apalancamiento más bajo. Las reducciones en los tipos de interés reales y el mayor acceso a los mercados internacionales de capitales permitirán a las compañías de los mercados emergentes asumir un mayor apalancamiento para optimizar las oportunidades de crecimiento y mejorar aún más la rentabilidad.

Por último, cabe resaltar el dinamismo de la actividad corporativa y del capital riesgo, que podrían actuar como potentes catalizadores y, en caso necesario, como base sólida para la renta variable de los mercados emergentes. La conjunción de unas perspectivas macroeconómicas favorables a medio plazo, una fuerte generación de flujos de caja y unos niveles de deuda bajos, ha creado oportunidades muy atractivas para la creciente oferta de capital internacional disponible para fusiones y adquisiciones o capital riesgo.

En resumen, creemos que el precio de esta clase de activo no refleja la perfección, sino unas perspectivas de crecimiento razonables. Del éxito o fracaso de las empresas de los mercados emergentes a la hora de aprovechar estas oportunidades de crecimiento a largo plazo dependerán las rentabilidades positivas o negativas de las acciones en 2007.

Este artículo aborda la actividad del mercado en general, tendencias sectoriales o de la industria u otros aspectos generales de la economía, el mercado o la política y no debe ser interpretado como análisis o consejos de inversión.

María Gordon. Directora de Carteras de Renta Variable de Mercados Emergentes de Goldman Sachs Asset Management International

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!

Archivado En

_
_