Bolsas

Bernanke despeja las dudas del mercado y dispara Wall Street

La decisión de la Reserva Federal (Fed) estadounidense de mantener los tipos de interés en el 5,25% provocó ayer fuertes movimientos en el mercado de divisas y llevó al euro a alcanzar su nivel más alto en dos años. Wall Street acogió el mensaje de la Fed con fuertes subidas al entender que las subidas de tipos han terminado y que no hay riesgo de recesión.

El dólar sufrió ayer una fuerte caída frente al euro nada más anunciar la Reserva Federal que mantiene los tipos de interés en el 5,25% y hacer público el comunicado. En un fuerte movimiento a la baja, la divisa estadounidense se situó en el nivel más bajo frente al euro de los últimos dos años. El euro llegó a cambiarse a 1,3386 dólares, la cota más alta desde el 30 de diciembre de 2004 (1,3637 dólares).

La reacción del mercado obedeció, no al hecho de que se mantengan los tipos, que se daba por descontado, sino al cambio de sesgo que se produce en el mensaje de la Fed. Cada frase del breve mensaje tiene su importancia y ayer hubo una que, a diferencia de las últimas ocasiones, no apareció. La Reserva Federal alertó sobre los riesgo inflacionistas que pesan sobre la economía, pero omitió decir que pueden ser necesario un 'endurecimiento adicional'. Dijo, además, que la economía crece a un ritmo moderado, a pesar de la desaceleración del sector inmobiliario.

'Hemos estado esperando tener a la Fed de nuestro lado', señalaba ayer a la agencia Bloomberg un gestor de Boston. 'El próximo movimiento de los tipos será probablemente a la baja y no más lejos del mes de agosto'.

Esta interpretación, compartida por muchos otros inversores, explica la fuerte subida que experimentó el euro, porque si bajan los tipos en EE UU y suben o se mantienen en la zona euro, el diferencial entre ambas monedas se estrechará y favorecerá la fortaleza de la divisa europea.

El Dow Jones sube un 1,3%

Las Bolsas estadounidenses acogieron con optimismo el mensaje de la Reserva Federal y despertaron del letargo con que habían iniciado la sesión nada más conocerlo. El Dow Jones se anotó al cierre una subida del 1,3%, la mayor en una jornada desde el pasado mes de julio. El S&P 500 y el tecnológico Nasdaq, entretanto, registraron subidas del 1,71% y del 1,98%, respectivamente.

El sector financiero encabezó las subidas, después del fuerte castigo que ha sufrido en las últimas semanas a raíz de la crisis de las firmas de hipotecas de alto riesgo. JPMorgan Chase (+2,87%) y Citigroup (+2,65%) registraron las mayores alzas del índice Dow Jones.

El mensaje del presidente de la Fed, Ben Bernanke, se produjo después el cierre de los mercados europeos, que a buen seguro recogerán hoy con subidas la sesión alcista en Wall Street.

La sesión, aunque menos volátil, fue positiva en la mayoría de las plazas del continente, con la excepción de la italiana y la española. El FTSE londinense registró con un alza del 0,6%, una de las mayores subidas de la jornada.

El Ibex 35 registró un descenso leve del 0,09%, arrastrado por Inditex, y cerró a la altura de 14.310,5 puntos. La compañía textil se dejó un 3,21% tras presentar sus resultados. La mayor subida de la jornada fue para Iberia, que ganó un 3,35% ante la perspectiva de que sea adquirida. El Grupo Inmocaral debutó en el Ibex 35 con un descenso del 0,94%.

'Los bancos europeos están infravalorados'

Las oportunidades en el sector bancario europeo son extraordinarias, según Guy de Blonay, gestor del fondo Global Financials de la gestora New Star. De Blonay, de paso por Madrid, desgajó ayer sus apuestas para el sector financiero mundial. Sus preferencias se inclinan claramente hacia el sector financiero europeo. 'Creemos que el sector bancario europeo está claramente infravalorado; los analistas no recogen el potencial y el PER (veces que el beneficio por acción está incluido en el precio) está en los niveles más bajos de los últimos cinco o 10 años'.

La cartera de este gestor está compuesta por entidades con buenas valoraciones y con un exceso de capital que son capaces de invertir para obtener mayores retornos. Eso es exactamente lo que encuentra en el sector bancario europeo y no en el de EE UU.

Otro factor clave que sostiene el potencial bursátil de los bancos europeos es la actividad de fusiones y adquisiciones, animada por la liquidez que hay en el mercado. 'Europa es uno de los mercados con el sector más fragmentado. Pero las barreras entre países están cayendo y esperamos muchas operaciones corporativas como la de Barclays con ABN Amro', explica.

De Blonay no descarta que otras entidades se disputen con Braclays la compra de ABN Amro, o de parte de los activos de la entidad holandesa. Dos candidatos, a su juicio, podrían ser BBVA y Santander, porque las sinergias que tienen con ABN son muy elevadas. 'Barclays no tiene sinergias con ABN. La fusión no crea valor, sino que permite al banco británico una expansión internacional muy rápida', explica. Entre otros valores, Santander, BBVA y Popular figuran en la cartera del fondo.