Empresas

La filial alemana de móviles de BenQ inicia su liquidación

Un grupo de inversores está interesado en adquirir la insolvente filial alemana de móviles de BenQ y quiere producir en Alemania 800 teléfonos celulares con 800 empleados, según un representante legal de ese grupo en Alemania. Mientras, la matriz taiwanesa asegura que no ha recibido ofertas de compra.

Este grupo fabrica productos electrónicos como televisores, ordenadores o reproductores de MP3, provee equipos a Motorola, Nokia y Kyocera, y se convirtió en el cuarto mayor fabricante de móviles al firmar la compra de la división de telefonía móvil de Siemens, efectiva en octubre de 2005.

El representante de estos inversores asegura además que es "incomprensible por qué el administrador de la insolvencia, Martin Prager, ha afirmado que no le han llegado ofertas de compra".

Precisamente ayer, Prager advertía de que apenas hay posibilidades de salvar la filial de telefonía móvil alemana de BenQ, y que pese a los tres meses de búsqueda intensa de un comprador, no había ninguna oferta de adquisición.

De Siemens a BenQ

Siemens vendió hace algo más de un año su división de teléfonos móviles a la empresa taiwanesa BenQ, que posteriormente la declaró insolvente en Alemania y que ayer anunció el inicio de su liquidación, que sólo podría evitarse mediante una nueva inyección de capital.

Precisamente hoy, el grupo taiwanés de telecomunicaciones BenQ ha asegurado que el cierre de su división de móviles en Alemania, que solicitó en septiembre el amparo de la ley de quiebra, no tendrá efecto sobre su estabilidad financiera.

"Ya hemos descontado las inversiones en la unidad y asumido el gasto, de modo que una quiebra no tendría impacto financiero en la compañía", ha afirmado el director financiero de la compañía, Eric Yu.