_
_
_
_
CincoSentidos

Llega la medicina del futuro

Expertos españoles esperan que la salud electrónica, menos invasiva y con sistemas de alerta automáticos, sea una realidad dentro de 15 años

El futuro está ya a la vuelta de la esquina. Las etiquetas de identificación por radiofrecuencia (RFID) permitirán localizar a pacientes crónicos y proporcionarles asistencia casi instantánea en situaciones de riesgo; los biosensores implantados en el cuerpo de un enfermo de forma no invasiva servirán para detectar, analizar y trasmitir datos sobre su estado de salud en tiempo real; y los biochips se usarán para realizar complejos análisis sin dolor y sin necesidad de extraer muestras de sangre. æpermil;stas herramientas, listas para su utilización en los próximos dos decenios, aumentarán la autonomía de los enfermos dependientes.

No es ciencia ficción. Un grupo de expertos españoles -médicos e ingenieros, en su mayoría- ha puesto fecha a la conversión del Sistema Nacional de Salud en E-Salud, la llamada sanidad electrónica. La fecha, el año 2020. Ayer, sus vaticinios y las previsibles fechas de implantación de cada uno de los avances, fueron presentados en Madrid por los promotores del informe Estudio de Prospectiva: Fenin, la patronal de las empresas de tecnología sanitaria, y el Observatorio de Prospectiva Tecnológica Industrial (OPI). El documento avanza que en el año 2010 el gasto destinado a aspectos relacionados con la E-Salud alcanzará el 5% del presupuesto sanitario total de la Europa de los 25. En el año 2000 sólo representaba el 1% de este gasto europeo.

E-Salud permitirá desarrollar tratamientos farmacológicos adaptados al perfil genético de los pacientes, reduciendo los posibles efectos secundarios de los medicamentos; y esbozar un nuevo modelo de negocio, que producirá fármacos personalizados, comercializados en lotes más pequeños, que llevarán incorporados servicios asistenciales en los que participarán los propios laboratorios.

Nacerá, además, un nuevo tipo de profesional freelance, que ofertará sus servicios a pacientes y profesionales utilizando las nuevas tecnologías, y la industria sanitaria creará robots para telecirugía, fácilmente transportables y económicamente viables.

Según los expertos, dentro de 15 años se podrán adquirir en el mercado sistemas de monitorización mínimamente invasivos con biosensores -un dispositivo con una sustancia biológica cuyo cambio se transforma en una señal eléctrica procesable en cuestión de segundos- que incorporarán tratamientos de datos, tales como marcapasos con notificación de alarma por radiofrecuencia y paquetes de envío de telefonía móvil.

La industria estima que en el año 2020 estas herramientas se implantarán en las prendas de vestir de forma generalizada en los pacientes de riesgo; y que éstos portarán sistemas de notificación de alerta capaces de activar de forma automática equipos sanitarios móviles en situaciones críticas, lo que supondrá la modificación de los puntos asistenciales.

Como ejemplos más significativos en este área se pueden citar los proyectos europeos Myheart y Wealthy, que han desarrollado de manera independiente ropas microelectrónicas y biomédicas para, por ejemplo, la monitorización de constantes vitales. El objetivo: tratar de manera temprana enfermedades cardiovasculares o controlar el estrés de personas que han de soportar diariamente situaciones de este tipo.

Por último, y entre las muchas novedades apuntadas en el estudio, un concentrador en la entrada del hogar permitirá la conexión de las diferentes redes internas de la vivienda con los sistemas sanitarios. La televisión digital será uno de los medios principales para proporcionar servicios de salud formativos y asistenciales.

Nuevas técnicas de ayuda al diagnóstico

La incorporación de las tecnologías de información y comunicación (TIC) a la sanidad dará paso a importantes avances en los métodos de diagnóstico y tratamiento. En un breve plazo, y no sólo porque esta tecnología está ya disponible, sino porque sus costes son totalmente asumibles por los servicios de salud, será habitual el uso de sistemas de diagnóstico por imagen sin soporte físico (imagen digital) y su transmisión (en alta resolución) entre los hospitales. Dentro de cinco o seis años, será también común el uso de modelos de simulación que ayuden al médico a tomar decisiones de tratamiento, así como modelos de simulación virtual que permitirán, por ejemplo, analizar y evaluar el comportamiento de ciertos tejidos en una intervención quirúrgica antes de la operación de un enfermo.Entre el año 2016 y 2020, los expertos consultados apuntan la posibilidad de combinar información clínica y genómica, permitiendo un diagnóstico temprano de las enfermedades y la administración de tratamientos presintomáticos. Hacia el 2020 se desarrollarán nuevas tecnologías basadas en 3D que facilitarán el tratamiento médico o quirúrgico a distancia. Esto posibilitará, por ejemplo, que un cirujano desde una localidad remota pueda dar órdenes precisas a un robot para realizar operaciones bajo su mando.

Informatización de los servicios

¦bull; Competencia. Los centros sanitarios competirán entre ellos para atraer a los pacientes. A medio plazo se especializarán hasta destacar en un área determinada de la medicina. El modelo derivará hacia la colaboración en red de los hospitales para completar su catálogo de prestaciones.¦bull; Asistencia remota. Asistiremos a la creación de centros sanitarios virtuales de atención al ciudadano, desde donde, de manera remota, se analizarán, administrarán y distribuirán los servicios y prestaciones demandadas por los usuarios.¦bull; Receta electrónica. Entre el años 2010 y el 2015 se generalizará el uso de la receta electrónica desde la prescripción hasta la dispensación del medicamento. La implantación de este sistema permitirá al facultativo conocer si el paciente sigue algún otro tratamiento contraindicado con el fármaco que pudiera estar a punto de recetar.¦bull; Tarjetas inteligentes. Entre el año 2011 y el 2020 todos los historiales clínicos serán electrónicos y accesibles a todos los equipos médicos del sistema sanitario. También se generalizará la utilización de tarjetas inteligentes que contengan el historial clínico del paciente o la información más relevante del mismo.

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!

Archivado En

_
_