Audiovisual

RTVE prevé perder 1.800 millones en seis años tras su reforma

El plan de saneamiento que el Gobierno va a poner en marcha en RTVE no impedirá que la nueva corporación de la radiotelevisión pública siga cerrando los ejercicios con pérdidas operativas, que sumarán 1.833 millones de euros en los próximos seis años. La empresa espera recortar un 51% el coste de personal.

La nueva corporación de RTVE, que tomará el relevo del actual ente público el próximo 1 de enero, no dejará de cerrar sus ejercicios con los correspondientes déficit operativos anuales, a pesar del Plan de saneamiento que el Gobierno tiene previsto aplicar en la radiotelevisión pública y que supondrá la salida de 4.150 trabajadores, el 44,3% de la actual plantilla. En todo caso, las previsiones de la empresa son mucho mejores que si no se aplicara el plan.

Según las estimaciones que RTVE ha incluido en el informe remitido al Ministerio de Trabajo para justificar el expediente de regulación de empleo (ERE) que pondrá en marcha, el grupo reducirá su déficit operativo de los 575 millones con que prevé cerrar este año a 338 millones en 2007 y a unos 343 millones a medio plazo, en el año 2012. Según sus cálculos, si no se acometiera la reforma del ente, el déficit de 2012 sería de 876 millones, es decir, casi el doble que en 2005. Las pérdidas previstas para la nueva empresa sumarán 1.833 millones en el periodo 2007-2012.

Estas cifras no incluyen ni las subvenciones del Estado (que, a partir de 2007, sólo pagará a la corporación por su labor de servicio público) ni el posible desembolso por la retransmisión de los Juegos Olímpicos (unos 55 millones en 2008 y en 2012). La nueva RTVE tendrá la ventaja de nacer sin el lastre de la deuda histórica, 7.551 millones en 2005, que asumirá el Estado y que suponía una carga añadida de más de 200 millones anuales sólo por el pago de intereses.

Para alcanzar estas cuentas, RTVE espera aumentar un 3,5% anual los ingresos reales por GRP (medida de audiencia publicitaria) en televisión. En cuota de pantalla, TVE1 sufrirá una caída lineal del 20% y se situará con un 15% en 2012, frente al 18,5% de este año. La cuota de La 2 pasará del 4,7% al 4,2%. En cuanto a los ingresos no publicitarios, la empresa espera que representen el 7% del total al final del periodo, frente al 2,8% que suponen en la actualidad. Los ingresos de los canales temáticos alcanzarán los cinco millones en 2012.

En cuanto a los gastos, el coste de personal una vez realizado el saneamiento será un 51% inferior al que se incurriría si no se aplicara el plan. El coste nominal por trabajador se reducirá un 18%. Durante el periodo de transición, que se extenderá de 2007 hasta finales de 2008, el gasto de los empleados que permanezcan en el ente en liquidación, sin incluir a los encargados de gestionarlo, ascenderá a 123 millones. Un coste que se imputará a la nueva corporación en el apartado de Servicios exteriores.

En el área de compras, la nueva RTVE espera ahorrar 36 millones por la menor adquisición de derechos de emisiones deportivas, y 20 millones adicionales en programas y otros derechos. Sin embargo, gastará 19 millones más que en la actualidad en productoras y otros servicios externos.

Los sindicatos esperan cerrar los detalles del ERE este mes

Los sindicatos esperan cerrar los detalles finales del expediente de regulación de empleo (ERE) que afectará a 4.150 trabajadores este mismo mes de septiembre, de forma que los empleados que quieran sumarse a él lo puedan hacer a lo largo de octubre. Si el día 30 de ese mes no se ha completado el número de bajas que espera la empresa, los representantes sindicales y los de la dirección general se sentarán a discutir quién más deberá salir, de forma obligada. Cada una de las partes se reserva el derecho a mantener a un 3% de los empleados que están en edad de prejubilación (50 años a finales de 2006). En el anterior ERE de 1997, sólo un 8% de los afectados optó por no acogerse a la prejubilación.

En principio, las negociaciones se reanudarán la semana que viene, con unos sindicatos que se sienten reforzados tras el apoyo mayoritario que los trabajadores dieron al acuerdo marco de julio en el referéndum del jueves. El lunes y el martes se reunirán CC OO, UGT, Apli y USO para acordar las posiciones que defenderán ante la empresa el miércoles y el jueves.

Los principales aspectos del ERE que quedan por concretar son el neto que percibirán los prejubilados (que se situará entre el 80% y el 90% del salario medio actual), cómo se articularán los posibles planes de pensiones y la relación futura o no con la mutua colaboradora, y qué fórmula puede garantizar el mejor tratamiento fiscal para las indemnizaciones.