Consejo de Administración

Telepizza decide mantener su blindaje para defenderse de las OPAs de Zena e Ibersol

La junta general de accionistas de Telepizza ha acordado hoy mantener el blindaje de los estatutos sociales. La eliminación de las restricciones al derecho de voto y acceso al consejo de administración, condiciones a las que estaban supeditadas tanto la OPA de Zena como la de Ibersol, no han sido respaldadas suficentemente, por lo que la decisión podría impulsar la retirada las citadas Ofertas Públicas de Adquisición de acciones.

La eliminación de estas restricciones, una condición a la que estaban supeditadas ambas ofertas, sólo contó con el respaldo del 34,87% del capital social presente y representado y no del 75% que era necesario para conseguirlo.

Tanto la oferta de CVC (Grupo Zena), a razón de 2,4 euros por acción, como la de Ibersol, que valora cada título de la compañía de comida rápida en 2,41 euros, superan la contraprestación económica de 2,15 euros propuesta por la oferta inicial del grupo Carbal - vinculado al presidente de Telepizza, Pedro Ballvé- y los fondos de capital rieso Permira. Telepizza mantiene, de esta manera, su blindaje frente a las dos compañías que tratan de hacerse con el control del 100% del capital de la cadena de comida rápida.

El 63% del accionariado acudió a la junta

Durante su intervención en la junta general de accionistas, que contó con una asistencia del 63,609% del capital social, Ballvé subrayó que el consejo de administración había adoptado una postura de "absoluta neutralidad" respecto al desblindaje de los estatutos. De la misma manera, insistió en que por su condición de accionista de la compañía e impulsor de la oferta lanzada por el grupo Carbal no procedería a la venta de sus títulos "cualquiera que sea el precio ofrecido por los mismos".

Ballvé recalcaba de esta forma su compromiso a largo plazo con el desarrollo de Telepizza, al tiempo que expresaba su intención de seguir vinculado al proyecto de la cadena de comida rápida con independencia del resultado de la guerra de OPAs que, según sus cálculos, podría desvelarse en "dos o tres semanas". "En seis años he demostrado el grado de compromiso y capital que represento en la compañía y cualquiera que sea el resultado, seguiré vinculado a la empresa en calidad de accionista", aseguró.

Dos ofertas competidoras

Ballvé incidió en que el consejo considera "justa desde el punto de vista financiero" la contraprestación económica de todas las ofertas de compra, pero advirtió de que "hay dos propuestas (en alusión a las de Zena e Ibersol) que son competidoras con el modelo de negocio de Telepizza y pueden poner en diferencia el desarrollo de la gestión de la compañía".

En su calidad de accionista de Carbal, Ballvé consideró que en caso de prosperar su oferta sobre Telepizza, redundaría en beneficio tanto de los accionistas, al proponer una prima del 20% sobre la cotización media de los títulos en los últimos seis meses, como de los franquiciados, proveedores y clientes.