Inmobiliaria

Parquesol se estrena mañana en Bolsa a 23 euros por título

Parquesol se estrena mañana en Bolsa a 23 euros por acción. El precio, fijado en la parte media de la banda indicativa de entre 20 y 25 euros por acción, supone valorar la inmobiliaria en 914,78 millones de euros.

Parquesol ha decidido no maximizar el precio de salida a Bolsa. La oferta, dirigida íntegramente a inversores institucionales o a aquellos que adquieran valores por un mínimo de 50.000 euros, se ha sobresuscrito, según indica la compañía, quien, pese a todo, ha optado por no apurar del todo al fijar el precio en 23 euros, la parte media de la banda orientativa.

'La operación ha generado demanda sólida insatisfecha que augura un buen recorrido para la acción al precio de salida', aseguran desde la compañía.

Parquesol debutará en el mercado mañana. La inmobiliaria colocará hasta el 35,8% del capital, incluyendo la opción de compra reservada a los banco colocadores (green shoe), mediante la venta de 9,8 millones de acciones existentes por 270 millones y la emisión de otros 2,5 millones de títulos nuevos a través de una ampliación de capital, valorados en 57,5 millones. El green shoe, de ejercitarse, supondría la emisión de 1,8 millones de acciones adicionales.

La inmobiliaria, así, sale a Bolsa valorada en 914,78 millones de euros incluyendo el green shoe y con un PER de 2005 -veces que el beneficio está contenido en el precio- de 16,25 veces.

Urbis, la empresa más comparable a Parquesol, cotiza a un PER 2005 de 16,39 veces y a un PER estimado sobre los resultados de este ejercicio de 14,24 veces, según datos de Bloomberg.

'No son compañías exactamente comparables. El plan de crecimiento de Parquesol es más agresivo. Es una OPV que va a dar alegrías aunque en el corto sufra. El modelo de negocio nos gusta. Tiene una mezcla de productos defensivo por su exposición a la costa y su interés en potenciar la Bolsa de alquileres', comenta Jaime Albella, de BNP Paribas AM.

'Es una opción más dentro de las inmobiliarias, un sector caro. Creo que sí tiene cierto atractivo. Estructuralmente han hecho las cosas bien durante años', comenta Alberto Alonso, gestor de Inversis Banco.

Los actuales accionistas han manifestado su vocación de permanencia en la compañía durante al menos dos años desde la fecha a admisión de la colocación. La familia Fernández Fermoselle, que ahora controla el 85% del capital, reducirá su participación al 50,1% después de la operación. Caja Castilla La Mancha, por su parte, pasará a controlar el 9,4% desde el 10% actual, mientras que Caja Burgos se quedará con el 4,7% desde el 5% actual.

La inmobiliaria escucha al mercado con el precio

Parquesol aseguró durante el proceso de salida a Bolsa que quería ofrecer un descuento atractivo para atraer inversores. En las últimas salidas a Bolsa el mercado ha sido muy duro con las empresas debutantes y la experiencia ha mostrado que exprimir el precio resulta poco fructuoso.

Renta Corporación, la última en debutar, comenzó a caer el segundo día y aún no ha logrado recuperar el precio de salida. Acumula una caída del 4,8%.

'Una concesión en el precio es lógica. La compañía se juega su imagen, especialmente después de que la colocación de Renta Corporación fue muy mal. Aunque el negocio sea bueno al final es una cuestión de mercado', añade Alonso.

Parquesol ha optado por escuchar al mercado con un precio a 23 euros, que facilitará el recorrido alcista de la acción.

Algunos en el mercado, no obstante, no descartan volatilidad. 'Muchos inversores acuden a estas ofertas para dar alegría a la cartera el primer día. El compromiso del banco colocador de sostener la acción en los primeros minutos da cierta garantía', comenta un gestor que prefiere el anonimato.

El tamaño de la operación, sin embargo, juega a su favor. La compañía venderá acciones por un total de 328 millones antes del green shoe, una cantidad que tiene facilidades de ser absorbida por el mercado.

La promesa de permanencia de los principales accionistas es otro elemento positivo más para los expertos, ya que ellos son los principales interesados en el éxito de la operación.