Bolsas

La banca de inversión pronostica hasta seis OPV en España este año

Vuelven las salidas a Bolsa. Los bancos de inversión anticipan que este año pueden llegar hasta seis las OPV en España, a expensas siempre de la marcha del mercado. A la confirmada de Renta Corporación, se unen compañías como LaNetro, Parquesol, Marina d'Or, Codere y la del propio holding de la Bolsa, BME.

Si hay un momento de pedir dinero al mercado, ese momento es ahora'. Con esa convicción se expresa ABN Amro, que da argumentos -las valoraciones de la Bolsa son atractivas, hay mucho capital que se ha devuelto a los accionistas; existe, por tanto, liquidez, hay apetito por el riesgo y unos tipos de interés bajos que facilitan la inversión- pero también hace advertencias: 'El mercado está siendo mucho más duro y selectivo a la hora de apostar por empresas que salen a Bolsa. Los precios de salida van ser más ajustados a partir de ahora'. La banca de inversión cree que las empresas no van a dejar pasar la oportunidad y esperan de tres a seis ofertas públicas de venta (OPV) para este año o los próximos 18 meses.

'Hay una liquidez muy elevada y muchos inversores institucionales dispuestos a escuchar las razones de una empresa para salir a Bolsa. Apostamos por que en España podría haber en 2006, si el mercado sigue positivo, de tres a seis OPV', confirman desde Morgan Stanley. 'El número puede ser de tres a seis. Hay muchas compañías familiares interesadas' añaden desde Merrill Lynch. 'Si el mercado aguanta, el volumen puede ser de cinco o seis, pero en un plazo de 12 a 18 meses', matizan desde BNP Paribas.

La única OPV confirmada es la de Renta Corporación, que sacará hasta un 40% de su capital y de la que Morgan Stanley será el colocador global. Pero la filtración de otros posibles candidatos a salir a Bolsa ha sido inevitable. LaNetro, Codere, Parquesol y Marina d'Or son empresas que suenan con fuerza y que no ocultan su interés en salir al mercado para financiarse. Si bien desde Parquesol se insiste en que el objetivo inmediato es 'potenciar el área patrimonial'. Desde la compañía de juego Codere se confirma que hay planes de OPV, una vez cerrada la compra de la italiana Operbingo.

Algunos expertos prefieren, enfriar un poco el entusiasmo. 'Ya estamos trabajando en algunas operaciones, aunque a corto plazo veo difícil que haya más de tres', apuntan desde Credit Suisse. 'Lo que vamos a ver ahora es algo parecido a lo que ocurrió entre los años 1996 y 2000, cuando se colocaron muchas compañías pequeñas, con una capitalización entre 100 y 500 millones de euros, como Telepizza, Mecalux, Befesa o Colonial', vaticina Merrill Lynch.

Lo que está sucediendo en España no es un hecho aislado, sino una tendencia generalizada en Europa. El año pasado salieron a Bolsa 180 empresas, según datos de Dealogic Equityware proporcionados por Morgan Stanley. Ese volumen es prácticamente el mismo que todas las OPV realizadas entre los años 2001 a 2004.

El papel del capital riesgo

'Uno de los temas principales del repunte de las OPV es que un 41% de las colocaciones que se hicieron en Europa en 2005 son desinversiones de empresas de capital riesgo, eso es algo que no sucede en España', subraya BNP Paribas.

'En España tenemos que acostumbrarnos a ver empresas entrar y salir de la Bolsa', afirma Credit Suisse. La banca de inversión ya está esperando el regresando al mercado en un plazo no muy lejano de empresas como Cortefiel o Amadeus.

No hay grandes compañías a la vista

Los dos hechos que explican la diferencia entre el volumen de salidas al parqué en España y el resto de Europa son por un lado las desinversiones masivas por parte de empresas de capital riesgo y, por otro, el hecho de que casi todas las grandes compañías que tenían que salir ya lo han hecho.

'Es improbable que El Corte Inglés salga, Mango no se lo plantea en los próximos tres años y Auna ha quedado descartada tras la compra de France Télécom', resumen en Merrill Lynch. A la vista, la única OPV probable que puede superar los 1.000 millones es la del eterno candidato a debutar en Bolsa, BME, que no se plantea colocar inicialmente un porcentaje elevado de su capital.

Desde Morgan Stanley, que ha participado en cuatro de las seis últimas OPV de España, se advierte que 'hay muchas empresas que nunca se plantearán salir a Bolsa, porque son firmas familiares, que quieren materializar la propiedad en varias generaciones o porque simplemente no son líderes en su sector y todo el mundo quiere que su OPV sea sobresuscrita'.