Inversión

Santander y el ICO crean un fondo de derechos de C02

El grupo Santander, el Instituto de Crédito Oficial (ICO) y Climate Change Capital, entidad financiera que atiende a instituciones afectadas por políticas de cambio climático, presentaron ayer el primer fondo de carbono español que permitirá a grandes empresas y, especialmente, a pymes conseguir derechos de emisión a unos precios hasta tres veces inferiores a la cotización actual de la tonelada de dióxido de carbono (CO2).

El fondo, denominado FC2E y que comenzará a operar en febrero, nace con un capital inicial de 50 millones de euros, aportado por las tres entidades promotoras (25 millones por parte del ICO, 20 millones por el Santander y cinco millones por Climate Change), y busca captar otros 50 millones de los partícipes, que serán compañías incluidas en el Plan Nacional de Asignación (PNA) de derechos de emisión. Los socios quieren convertir el fondo (que operará bajo legislación española) en el instrumento financiero 'de referencia' para la empresa española en los mercados primarios de carbono.

Para ello abren dos tramos de 25 millones, uno para pymes y otro para grandes empresas y sector público. La sociedades podrán invertir en el fondo en el periodo 2006-2008, para empezar a percibir sus primeros derechos de emisión en la segunda fase de aplicación del Protocolo de Kioto (2008-2012). Para conseguir estos derechos de emisión a unos precios ventajosos, el FC2E financiará proyectos de desarrollo limpio que se encuentren en fase inicial. Los partícipes recibirán los derechos que generen estas actuaciones en función de su inversión en el fondo.

Estos proyectos, previstos como mecanismo de flexibilidad para cumplir con las exigencias de Kioto, deben ubicarse en países en desarrollo (mecanismo de desarrollo limpio) o economías de Europa del Este (iniciativas de aplicación conjunta). El director de Santander Investment, Marcos Sebares, explicó que la principal región estratégica de inversión será Latinoamérica, como 'mercado natural' de la entidad financiera. Añadió que también tienen ya identificados proyectos en países como China o India. En todo caso, los promotores pretenden hacerse con una cartera de iniciativas diversificada tanto geográfica como tecnológicamente.

SANTANDER 2,80 -0,44%

El director general financiero y de relaciones internacionales del ICO, Federico Ferrer, destacó la oportunidad que supone el fondo para que las pymes afectadas por los requisitos de Kioto, y que no cuentan con los medios de las grandes empresas para acceder a iniciativas de carácter internacional, puedan cubrir sus posibles excesos en las emisiones de CO2 de la forma más económica.

Ferrer también hizo hincapié en la complementariedad de los socios promotores, al contar con la presencia de una institución pública con contactos en instituciones multilaterales como el ICO, con una entidad que entiende las necesidades del tejido empresarial español como el Santander, y con una sociedad experta en mercados de carbono y en la valoración de proyectos de desarrollo limpio como Climate Change Capital.

De hecho, Peter Sweatman, director de esta firma para España, Portugal y Latinoamérica, subrayó la importancia que tiene la selección de los proyectos en los que se invertirá, ya que la falta de experiencia en el sector puede llevar a financiar iniciativas que finalmente no generen los derechos de emisión esperados.

Por otra parte, Sebares justificó la presencia del grupo Santander como impulsor del nuevo fondo por el 'negocio doble' que la iniciativa supone para la entidad financiera, al poder participar de las plusvalías que genere la negociación de los derechos de emisión en los mercados de carbono y al conseguir ofrecer nuevos servicios y oportunidades a sus clientes, en especial las pequeñas y medianas empresas.

Ahorro sustancial

La principal ventaja de los partícipes en el fondo será la de lograr derechos de emisión a 7 u 8 euros por tonelada equivalente de CO2, según los cálculos de los promotores. Este coste contrasta con los actuales precios de mercado, de casi 23,5 euros por tonelada.

Un mercado que movió 4.500 millones en 2005

Según los datos facilitados por el máximo responsable de Climate Change Capital en España, Peter Sweatman, el mercado de derechos de emisión en Europa movió 250 millones de toneladas equivalentes de CO2 el año pasado, transacciones que sumaron un valor aproximado de 4.500 millones de euros.

En el caso de España, las empresas nacionales vendieron y compraron derechos de emisión por valor de unos 400 millones. Los promotores del nuevo fondo de carbono consideran que las necesidades españolas en este ámbito podrían superar los 150 millones de toneladas de CO2 para el periodo 2008-2012.

El Plan Nacional de Asignación (PNA) de emisiones aprobado por el Gobierno reparte derechos de emisión equivalentes a 535,704 millones de toneladas de CO2 para el periodo 2005-2007 entre los sectores afectados por la Directiva comunitaria de comercio de emisiones (eléctrico, refino, siderurgia, cemento y cal, vidrio y cerámica, papel) más instalaciones de cogeneración y mixtas no afectadas.

El PNA prevé que estas empresas logren derechos equivalentes a 100 millones de toneladas en este periodo a través de los mecanismos de flexibilidad que contempla Kioto: el mercado internacional de emisiones y los proyectos de desarrollo limpio (MDL y AC), que reducen emisiones en países en desarrollo.