Política monetaria

Trichet descarta una espiral de subidas de los tipos de interés

El BCE calma al mercado al señalar que el alza de 0,25 puntos 'no es el inicio de una serie'

Cumplió su palabra. Jean-Claude Trichet, presidente del Banco Central Europeo, subió ayer los tipos de interés para los doce países de la zona euro desde el 2% al 2,25%. Terminan así los treinta meses con el precio del dinero más bajo de la historia en Europa, y se produce la primera subida en cinco años. La razón esgrimida por el presidente del BCE es 'controlar de cerca la inflación, la liquidez excesiva y los crecimientos de los mercados inmobiliarios', pero dejó claro que el movimiento 'no es el inicio de una serie de subidas'.

El director de la política monetaria dejó claro en la rueda de prensa de Fráncfort que la decisión es 'independiente', 'transparente', 'generadora de confianza' y 'adoptada por unanimidad' del Consejo del BCE. No fue profuso en pistas sobre el comportamiento de los tipos de interés en los próximos meses, pero dio las suficientes para que los analistas interpretasen que habrá alguna subida más, pero que, en todo caso, serán moderadas. En definitiva, que no se ha iniciado en Europa una escalada prolongada de subidas de tipos a la manera de la norteamericana (han pasado del 1% al 4% en año y medio).

'No estamos contemplando una subida de los intereses, pero seguiremos manteniendo una fuerte vigilancia de la inflación'. Ahí quedaron sus comentarios al respecto. æscaron;nicamente añadió que adelantar acontecimientos futuros en el momento de adoptar una decisión 'no es la política de la institución'. Recordó, eso sí, que antes de la subida efectuada ayer sus discursos generaron un pronóstico 'predecible', y aseguró que siempre se aplicarán criterios de transparencia: 'Estamos orgullosos de ser el banco más predecible y continuaremos siendo altamente predecibles'.

El control de la inflación, de la liquidez y del mercado inmobiliario, razones para la subida

Inflación y riesgo inmobiliario

El presidente del BCE explicó que la subida de tipos de interés se ha producido para atajar los riesgos de la inflación, 'fenómeno que seguiremos controlando de cerca'; pero añadió que mantendrá una política monetaria 'acomodaticia', con tipos de interés nominales bajos. A juicio del BCE las tensiones inflacionistas están condicionadas en parte por los incrementos de precios del petróleo, y su presidente asegura que 'la inflación seguirá siendo elevada a corto plazo'.

Pero desmontó la críticas acerca de los riesgos de la subida de tipos para la actividad económica al advertir: 'Nuestra política sigue ofreciendo un soporte considerable para la actividad económica, la recuperación y la creación de empleo'. De hecho, el BCE revisó ayer al alza la estimación de crecimiento económico para este ejercicio, de una horquilla del 1% al 1,6%, a otra del 1,2% al 1,6%. Para 2006 la estimación va del 1,4% al 2,4%, al igual que para 2007. Por lo que se refiere a la inflación, estima horquillas que en los tres años pueden superar el 2%.

Un segundo riesgo indicado por el Banco Central Europeo para tomar la decisión de endurecer ligeramente su política monetaria es controlar la liquidez y los mercados inmobiliarios. Destacó Trichet en su comparecencia pública que el fuerte aumento de la masa monetaria en manos del público en los últimos meses 'confirma el creciente impacto dominante del bajo nivel de los tipos de interés'. Esta flexibilidad de los tipos durante 30 meses ha generado un crecimiento de los créditos, especialmente hipotecas, demasiado alto.

La mayor parte de los analistas y responsables económicos y políticos europeos discreparon ayer de la decisión del BCE, aunque muy excepcionalmente consideran que pueda tener efectos contractivos en la actividad económica. Ni siquiera en Alemania los empresarios, o el propio ministro de economía, Michael Glos, consideran que la subida de los tipos de interés pueda afectar a la actividad económica.

El BCE subió también ayer 25 puntos básicos la facilidad marginal de depósito, hasta el 1,25%, y la facilidad marginal de crédito hasta el 3,25%.

'311 millones de personas nos piden estabilidad de precios'

El director de la política monetaria dejó claro en la rueda de prensa de Fráncfort que la decisión es independiente, transparente, generadora de confianza y adoptada por la unanimidad del Consejo del Banco. Tras las fuertes presiones políticas y mercantiles soportadas en las ultimas semanas, desde el Consejo de Ministros de Economía y Finanzas de la zona euro hasta el Fondo Monetario Internacional y la OCDE, y especialmente agresivas tras advertir, el viernes 18 de noviembre, que 'el Consejo está preparado para reducir la flexibilidad monetaria y frenar las tensiones inflacionistas', Trichet defendió ayer la soberanía del BCE en sus decisiones y en el ejercicio de su trabajo. Aseguró que 'la decisión de subir los tipos hasta el 2,25% está dirigida a inspirar confianza en los ciudadanos', y a 'mantener la credibilidad de la institución mediante una actuación transparente. Tenemos el deber de no ceder a las influencias, y 311 millones de personas están esperando que les procuremos estabilidad de precios. Su mensaje es muy claro: nos piden que estemos a la altura de nuestro mandato. No podemos traicionar la confianza de los ciudadanos', argumentó Trichet. Comentó también que 'la decisión ha sido consultada con analistas monetarios y ha sido votada unánimemente por los 18 miembros del Consejo'. Sí reconoció que algunos de ellos habían planteado durante la discusión la posibilidad de mantenerlos en el 2% y otros de subirlos hasta el 2,5%. Al final se impuso 'el sentimiento de los consejeros de que los riesgos en la zona euro han aumentado, y el papel del BCE es precisamente evitar que esos riesgos se materialicen'. Pese a la subida de ayer hasta el 2,25%, la zona euro mantiene tipos de interés muy bajos; Japón los tiene en el 0,1%, y Estados Unidos, en el 4%.

Reacciones

Sindicatos españoles. Las familias son las perjudicadas

Los sindicatos UGT y CC OO pidieron ayer a la banca que no aproveche la subida de los tipos de interés del BCE para 'castigar más' a las familias españolas, al tiempo que emplazaron a los poderes públicos a diseñar políticas para fortalecer la industria, cambiar el modelo de crecimiento y hacer posible una moderación de los precios de la vivienda. La Asociación Hipotecaria Española señaló que los ciudadanos pueden encajar alzas de hasta el 3%.

Joaquín Almunia. El alza ayudará a contener los precios

El comisario de Asuntos Económicos y Monetarios de la UE, Joaquín Almunia, es optimista respecto al alza de tipos, estimando que los beneficios de la medida serán superiores a las desventajas. 'Creo que la subida no altera las previsiones de crecimiento de la Comisión y es importante para contener las expectativas inflacionistas a medio plazo', dijo. 'Se dan todas las condiciones para una recuperación de la demanda interna; esto se confirmado con las cifras de crecimiento del PIB para el tercer trimestre', añadió.

Patronal Unice. Los empresarios confían en que sea la única

La patronal europea Unice a la que pertenece la CEOE española liderada por José María Cuevas, pidió ayer al BCE que no anuncie más subidas en los tipos de interés para no dañar la 'frágil' recuperación económica en la Unión Europea. Los empresarios consideran que las presiones inflacionistas internas se mantienen contenidas mientras que todavía existen 'importantes riesgos a la baja' para la recuperación. Las Cámaras de Comercio españolas aseguraron, por su parte, que el encarecimiento del precio del dinero no dañará el crecimiento de la economía nacional.

Michael Glos. Alemania no cree que dañe al crecimiento

El ministro de Economía alemán, Michael Glos, consideró ayer que la subida de los tipos de interés aplicada por el BCE no tendrá ningún efecto negativo en la coyuntura del país.

Glos afirmó que no espera que el aumento tenga consecuencias negativas para la economía alemana, a pesar de que el crecimiento del Producto Interior Bruto (PIB) germano es uno de los menos robustos de la zona euro. Su homólogo italiano, Giulio Tremonti, dijo, en cambio, que la subida de tipos no es 'excitante en términos económicos', aunque respetó la independencia del banco emisor.