Estados Unidos

Interpublic identifica un 'error' contable de 12 millones en su filial española

Interpublic ha justificado un desfase contable superior a 400 millones de euros en sus cuentas globales imputando 'errores' a sus filiales fuera de Estados Unidos. En este reparto de responsabilidades, el grupo ha identificado un 'ajuste' de 12 millones de euros en FCB Spain. La compañía negocia desinvertir en España y operar mediante acuerdos.

El grupo estadounidense fue obligado por el regulador de EE UU a presentar de nuevo sus estados contables desde el año 2000 hasta 2004, entre sospechas de posibles irregularidades y para adaptar sus cifras a la ley Sarbanes-Oxley. Interpublic, propietario de las agencias McCann-Erickson, FCB y Weber Shandwick, entre otras, apuró al máximo el plazo fijado para la presentación del informe, en el que recoge lo que denomina un 'resumen' de los casos que el grupo ha investigado y en los que ha encontrado 'errores' superiores a los 5 millones de dólares. Estos ejemplos, señala, 'representan aproximadamente el 80% de los ajustes' realizados como resultado de las investigaciones internas. Casi todos fuera de EE UU, cita los casos de España, Turquía, Grecia, Holanda y la agencia Media First en Nueva York.

Dentro de este proceso, Interpublic ha identificado en su filial española errores y ajustes con un impacto total de 14,7 millones de dólares (12 millones de euros) en el resultado neto del grupo entre los años 2002 y 2004. De esa cantidad, 10,5 millones de dólares se atribuyen a las compras realizadas entre las compañías del grupo y las provisiones que la ley estadounidense obligar a realizar por estos conceptos, con normas diferentes a las españolas. Además, la empresa ha señalado que de su filial en España proceden otros 4,2 millones de dólares de reducción del beneficio por un fallo de 'reconocimiento de determinados descuentos y beneficios que debían haber sido remitidos a los clientes'. Fuentes de la empresa en España no quisieron hacer ayer comentarios.

La compañía estadounidense, que entró en España hace siete años, reconoce que 'planea deshacerse de sus intereses en FCB Spain'. En la actualidad, Interpublic es propietaria del 100% del capital de FCB Spain, cabecera a su vez de una serie de agencias. La multinacional planea 'firmar un acuerdo de filiación con el equipo gestor' y se encuentra en negociaciones para devolverle a éste el control de la compañía. Este acuerdo, junto a una 'apropiada estructura de control', permitirá, según el grupo, 'asegurar que el negocio futuro se gestione de forma apropiada'. Además de en España, Interpublic señala otros 'errores' en Turquía, Media First en Nueva York, Grecia y Holanda. La mayor parte de los ajustes se deben a la contabilización de las adquisiciones a partir de enero (cuando lo tenía que haber hecho desde el mismo momento de la compra), por duplicidades de pagos entre las compañías del grupo y por diferencias en los sistemas contables en algunas agencias de la red.

Turquía es una de las filiales a las que ha imputado una mayor cantidad de desviaciones. La compañía ha identificado en McCann de ese país 31,8 millones de dólares más otros 10 millones por multas e intereses. Además, imputa 14,5 millones de dólares por 'cargos inapropiados a clientes y evasión de impuestos locales'.

Interpublic, presente en 130 países y con cerca de 43.000 empleados, llevó en los años noventa una intensa política de adquisiciones para hacer frente a la competencia. En la actualidad, se sitúa en tercer puesto de los grupos de publicidad del mundo por facturación, que en 2004 ascendió a unos 5.280 millones.

CRISIS. La multinacional, obligada a rehacer sus cuentas de 2000 a 2004

Interpublic ha reconocido que los resultados desde el año 2000 hasta 2004 estaban inflados en unos 500 millones de dólares (413 millones de euros). Pero la crisis, lejos de disiparse con estas revelaciones, se ha acentuado. Las agencias internacionales amenazan con volver a rebajar la calificación de deuda del grupo, el regulador estadounidense (SEC) sigue investigando y la compañía se ha planteado un plan de reestructuración para superar las dificultades.

El grupo realizó 273 adquisiciones entre 1998 y 2002, según Bloomberg.

Desde que se hicieron públicos los problemas de Interpublic, el grupo de publicidad ha perdido importantes cuentas, como la de Bank of America y General Motors. La SEC y los acreedores del grupo pusieron un plazo para la presentación de las investigaciones internas, con la amenaza de dejar de respaldar al grupo financieramente. Hubiera supuesto la suspensión de pagos de 2.000 millones de dólares en deuda.