EDITORIAL

Energías renovables

El nuevo Plan de Energías Renovables prevé inversiones de más de 23.000 millones de aquí a 2010 para lograr que el 12,1% de la energía consumida en España proceda de fuentes como la energía eólica, la solar o la biomasa. El Ejecutivo intenta así solventar las deficiencias del anterior plan, que se basaba en una previsión de incremento de la demanda de energía primaria de sólo el 1,2% anual, mientras que en 2003 aumentó un 3,7% y el año pasado, un 2,4% adicional. Con estos fuertes incrementos, el peso de las energías renovables en el consumo total cayó al 6,5%, un porcentaje inferior al del año 1999 y sensiblemente alejado de los objetivos oficiales. Las empresas, que son las que financiarán la parte del león de las inversiones, consideran que el plan es razonable. Es de esperar que en esta ocasión se hayan hecho mejor los cálculos y los objetivos, aunque no demasiado ambiciosos, al menos se cumplan.