Energía

La eléctrica francesa EDF abre las puertas del mercado galo a la italiana Enel

La eléctrica Enel y Electricité de France (EDF) han firmado hoy en Roma un acuerdo que abre las puertas del mercado eléctrico galo a la italiana, como contrapartida a la creciente presencia francesa en el sector eléctrico transalpino.

Gracias a esta alianza, que culmina tres años de negociaciones, el grupo eléctrico italiano podrá vender y gestionar en el mercado francés 2.700 megavatios a partir de 2006.

El pacto prevé, entre otros puntos, la participación de Enel en la construcción de un reactor nuclear de nueva generación EPR (European Pressurized Reactor) en Flamanville (Normandía), que podría entrar en funcionamiento en un plazo de cinco a siete años.

La italiana participará con el 12,5% del capital del proyecto nuclear y podrá utilizar una cuota proporcional a ese porcentaje de la electricidad que produzca la central, hasta 1.200 megavatios.

A la espera de que las instalaciones funcionen a pleno

rendimiento, Enel podrá adquirir a EDF la energía equivalente, según el acuerdo, que permite además a la italiana tomar parte en la eventual construcción de otros reactores similares en Francia en los próximos años.

También incluye la posibilidad de que Enel entre en el accionariado de la Sociedad Nacional de Electricidad y Térmica (SNET) -que la española Endesa controla con el 65% del capital-, con la adquisición del 35% que actualmente está en manos de EDF y de Charbonnages de France (CdF).

Dos centrales adicionales

Por otra parte, la italiana podrá construir y gestionar en Francia dos centrales tradicionales (gas metano de ciclo combinado) con una potencia de 400 megavatios cada una, con fines de comercialización en el mercado galo.

Además, Enel proporcionará a EDF energía eléctrica destinada a la isla de Córcega, con una potencia de 50 megavatios a condiciones de mercado entre 2006 y 2015, una cifra que podría duplicarse y llegar a 100 megavatios a partir de 2008.

El pacto entre los dos colosos eléctricos se concretó apenas un mes después de que el Gobierno de Roma desbloqueara el derecho de voto de EDF en Edison, la segunda eléctrica italiana, que permanecía "congelado" en un 2% desde su entrada en 2001, pese a que la francesa era accionista mayoritaria.

Tras la supresión de ese límite, EDF anunció su intención de reforzar su presencia en Italia a través de una asociación, al 50%, con la firma milanesa de electricidad y gas AEM para controlar Edison.

Rubrica europea

El acuerdo que como contrapartida han firmado ambas compañías debe aún recibir el visto bueno de las autoridades competentes, entre ellas la Comisión Europea.

El acuerdo fue rubricado por el consejero delegado de Enel,

Fulvio Conti, y el presidente de EDF, Pierre Gadonnaix, que

mostraron su satisfacción por las perspectivas de cooperación comercial.

"Con este acuerdo sentamos las bases para una importante

presencia industrial y comercial de Enel en uno de los principales mercados eléctricos europeos, y recuperamos competencias en el sector nuclear con un proyecto que pone a Enel en la vanguardia tecnológica", destacó Conti.

El ministro italiano de Actividades Productivas, Claudio Scajola, expresó también su parecer favorable a la alianza entre las dos sociedades y afirmó que posiblemente repercutirá de forma positiva en la comercialización de la energía.

"Favoreciendo la colaboración entre los países y abriendo el mercado europeo es posible lograr la moderación de los precios" ha asegurado el ministro.