Derivados

Reducir el coste de las primas con la estrategia de la mariposa

Actualmente los mercados atraviesan un momento complicado. Se mueven en bandas laterales muy estrechas y al tiempo con ciertas variables en el aire que, a poco que se resuelvan o cambien drásticamente, pueden provocar movimientos verticales en cualquier dirección (precio del crudo, del dólar, inflación de las principales economías).

Recientemente hemos visto cómo aprovechar movimientos bruscos de mercado, independientemente de su dirección, utilizando la estrategia straddle o cono que consiste en comprar al mismo tiempo una opción call y una opción put, ambas con el mismo precio de ejercicio y con el mismo vencimiento. La mayor pega que ofrece esta operación es que resulta bastante cara al sumarse las primas de las dos opciones compradas.

Existe otra estrategia muy similar que permite al inversor sacar partido de ese posible movimiento fuerte de mercado pero reduciendo significativamente la prima total a pagar. Se toma como base el straddle ATM, es decir, se compra una call y una put con el precio de ejercicio más cercano al precio del activo subyacente, con vencimiento de junio para tener más probabilidades de que se produzca lo que se espera. Con estas opciones compradas se van a recoger los beneficios de una subida o una caída, en caso de haberlos, del activo que se elija (como guía se utiliza una expectativa general de los mercados, por ejemplo, un índice bursátil: el Ibex 35 del mercado español, el Euro Stoxx 50 representativo de los mercados europeos, o alguno de los índices de EE UU como el S&P 500), ya que si sube el precio del activo se gana la subida con la call y no se pierde con la put más que la prima pagada y en el caso contrario de caída del precio del activo se gana a través de la put sin perder por la call más que la prima total pagada.

Para que esta estrategia pase de ser un straddle a ser una mariposa, y así conseguir el segundo objetivo que es reducir el coste de las primas a pagar (obviamente el primer objetivo es acertar con las expectativas y obtener beneficios con la operación), se vende otro par de opciones también una call y una put pero esta vez OTM (out the money o fuera del dinero), con lo que cada una tendrá un precio de ejercicio distinto. En el caso de la call será una opción con precio de ejercicio superior al ATM (at the money, o en el dinero) y en el caso de la put al revés será inferior a la ATM. Las primas de estas opciones son inferiores a las de las ATM por lo que sólo se reduce parte de la prima, pero el total sumado de las cuatro primas (call ATM + put ATM -call OTM- put OTM) sigue saliendo a pagar. ¿A qué se renuncia por pagar menos? A los beneficios posibles a partir de un nivel determinado en vez de que sean ilimitados. Por ejemplo, supongamos que las opciones OTM son un 7,5% superior e inferior, respectivamente, a la ATM y que el coste neto de las primas es de un 3,25%, entonces el máximo beneficio será del 4,25% (7,5%-3,25%) aunque el mercado tenga un movimiento mayor, a partir del 7,50% no se gana más debido a las opciones vendidas. De todas formas no es un mal resultado teniendo en cuenta que se ha obtenido en un plazo de sólo dos meses.