EEUU

Greenspan sube los tipos al 2,5% y sigue apostando por alzas graduales

Como estaba anticipado, la Reserva Federal de EE UU subió un cuarto de punto los tipos de interés para llevarlos al 2,5%. Casi como respondiendo a los deseos de los mercados, el Comité Abierto de la Reserva, presidido por Alan Greenspan, mantuvo su postura de subir los tipos de forma 'gradual'.

Tras dos días de reunión, el Comité Abierto de la Reserva Federal, decidió subir ayer el precio del dinero, en la medida que el mercado esperaba, para llevarlo hasta el 2,5%. Es la sexta subida de los tipos de interés desde que en junio de 2003 Greenspan decidiera dar un giro a la política monetaria para retirar el estímulo a la economía. Entonces los tipos estaban al 1% y eran los más bajos en los últimos 46 años.

Entonces, el presidente de la Reserva dijo a través del comunicado con el que acompaña su decisión que la subida de tipos iba a ser 'gradual'. En los mercados se esperaba ayer que esta fórmula de gradualidad se mantuviera tras la reunión de esta semana.

Comunicado calcado

Y en esto la Reserva tampoco ha defraudado las expectativas. De hecho, el comunicado de ayer es, palabra por palabra, igual que el emitido tras la reunión del 14 de diciembre en el que también se volvía a insistir en la gradualidad. Algunos analistas ayer observaban que no había diferencia alguna en la redacción de ambas notas. Alan Blinder, profesor de la Universidad de Princeton y antiguo miembro de la Reserva, afirmaba a la cadena financiera CNBC que el hecho de que este comunicado fuera una copia del anterior es una muestra de que Greenspan está cómodo con la evolución económica y que ésta se mantiene dentro de sus expectativas.

El comunicado con el que la Reserva aporta su diagnóstico sobre la economía estadounidense vuelve a repetir que hay aumento de la productividad, que el crecimiento económico 'parece seguir a buen ritmo a pesar de los precios de la energía' y que las condiciones del mercado laboral 'mejoran gradualmente'. Lo más importante para los tipos: 'La inflación y las expectativas de inflación a largo plazo permanecen bien contenidas'.

Esta señal de la Fed acaba así con una cierta ansiedad que había en los mercados sobre la posibilidad de que los aumentos de tipos fueran más agresivos, algo que muchos economistas han deducido de la lectura de las actas de la reunión de diciembre. En ellas, algunos miembros de la Fed expresaban una cierta preocupación por la subida de la inflación aunque pensaban que no había riesgo de que la subida de precios fuera exagerada o difícil de controlar.

No obstante, y pesar de esta última subida, los tipos de interés reales están apenas por encima de cero o incluso por debajo, dependiendo de la medida de la inflación que se quiera utilizar. En diciembre, un mes en el que los precios del crudo estuvieron por debajo de la media del año en EE UU, la inflación subyacente fue del 1,7%. El año pasado el CPI, los precios de consumo crecieron a un ritmo del 3,3% y los subyacentes al 2,7%.

No obstante, economistas y mercados creen que a partir de esta reunión va a ser más difícil adivinar con precisión los movimientos de la Reserva. Tal y como está la inflación se esperaba esta última subida que se ha calificado de 'piloto automático', pero el ritmo de la gradualidad de las siguientes es una incógnita como lo es el nivel del 'tipo neutro' que ni estimule ni enfríe la economía.

Los tipos ya no son históricamente bajos y a partir de ahora la Reserva 'debe tomar una postura para explicar si su política ya no va a ser de estímulo a la economía o de menor estímulo' decía ayer el jefe de análisis de Merrill Lynch, David Rosenberg. Para este analista, las acciones de Greenspan a partir de ahora tienen que depender mucho más de las variaciones de los datos macro económicos.

Greenspan tendrá ocasión de detallar su percepción de la economía y la previsión que tiene sobre su rumbo en dos semanas cuando testifique ante el Congreso.

Los asesores del BCE insisten en mantener los tipos en la zona euro

'Seguir al 2%, haga lo que haga la Fed'. Paul de Grauwe, de la Universidad de Lovaina, resume la opinión mayoritaria del Consejo en la Sombra. Los asesores del BCE aconsejan a la entidad que mantenga hoy los tipos en sus niveles históricamente bajos. La progresiva subida de tipos de la Reserva Federal no inquieta a los analistas, para los que la debilidad de la recuperación europea sigue pesando más que las tensiones inflacionistas.

Sólo dos de los 18 asesores del BCE han modificado su voto desde la reunión del 13 de enero. 'Nada importante ha cambiado', afirma Michael Haise, de Dresdner/Allianz. 'Hasta que no se vea una clara recuperación en la zona euro, no se pueden subir los tipos. Por otra parte, en puertas de una flexibilización del Pacto de Estabilidad, no es el momento para una política monetaria más expansiva'. Joachim Fels, de Morgan Stanley, cambia su voto, desde mantener hasta subir un cuarto de punto: 'Las condiciones monetarias se han relajado. Tipos bajos seguirían hinchando las burbujas en activos, que crean inflación o, si estalla, deflación'. Marko Skreb, asesor del BCE, coincide: 'Debemos regresar a tipos neutrales. El buen dato de exportaciones alemanas en 2004 demuestra que no son tan elásticas al precio como se creía. La relajación fiscal implícita en la reforma del Pacto de Estabilidad obliga a que la política monetaria haga su trabajo, aunque sea impopular'.