CincoSentidos

El estrés del directivo deteriora su memoria

Ya no recuerdo ni mi teléfono' o 'siempre se me olvida algo' son frases que empiezan a oírse más asiduamente entre personas cada vez más jóvenes. Es la memoria operativa, también llamada memoria del trabajo que es la responsable de que recordemos el nombre de aquella persona que conocimos hace unas horas o el dato esencial para cerrar una operación.

El estilo de vida actual, saturado de estímulos y de actividades automatizadas, puede ocasionar, según Tomás Ortiz, catedrático en Psiquiatría de la Universidad Complutense de Madrid, alteraciones cognitivas relacionadas con la atención y la memoria. El estrés es mal amigo del cerebro y no hace falta ir hasta extremos de cuadros postraumáticos o estrés crónico.

'La manera en la que vivimos en la actualidad está incidiendo en la memoria', comenta Ortíz. El estrés o el exceso de estímulos genera una división de la atención que afecta negativamente al registro y consolidación de las informaciones. Una situación arquetípica del mundo de los negocios: un alto mando atiende un teléfono mientras repasa las cuentas que tiene que presentar en la próxima reunión y, además, echa un vistazo al informe que aparece en su pantalla de ordenador. Todo ello puede acarrear, aunque no lo haga en todos lo casos, el olvido sistemático de nombres o datos que 'dificulta tanto la capacidad de tomar decisiones como la de llevar a cabo funciones complejas sin cometer errores', considera el doctor.

El exceso de estímulos y las tareas automatizadas causan alteraciones cognitivas vinculadas a la atención

Otra cuestión. ¿Puede el abuso de las nuevas tecnologías, cimiento del estilo de vida de hoy, afectar a la memoria? A este respecto existen discrepancias. El psiquiatra Tomás Ortiz estima que 'la capacidad de la memoria puede ir disminuyendo debido al abuso de internet o de la agenda del móvil porque éstos son procesos pasivos y la memoria es activa y necesita estimulación'. Sin embargo, el catedrático en Psicología de la Memoria José María Ruiz Vargas insiste en que la memoria no se ejercita por la memorización mecánica y que las tecnologías han venido a sustituir a la enciclopedia. 'Lo importante son los mecanismos de asociación', dice.

Todo esto llevó hace un año a Tomás Ortiz a emprender un estudio sobre el efecto de la balneoterapia en la recuperación de la atención y la memoria en sujetos sometidos a estrés laboral, que se ha publicado este mes en la Revista de Medicina y Seguridad del Trabajo. El psiquiatra y 20 ejecutivos con altos niveles de estrés y entre 40 y 50 años ('edades en las que se empieza a percibir un aumento importante de trastornos cognitivos') se encerraron en el balneario Marina D'Or, en Oropesa de Mar, durante tres días. Allí se les dividió en dos grupos: uno sólo disfrutó de hidroterapia, y el segundo combinó estas prácticas con un programa informático de estimulación cognitiva. El resultado: el segundo grupo vio reforzada su atención y memoria. El estudio apunta que a través de períodos de descanso, combinados con algún tipo de actividad cognitiva, se puede mejorar, sobre todo, la memoria verbal. Aun así, el descanso inadecuado, la ansiedad y el estrés no son territorio único de los altos mandos de grandes empresas. Tomás Ortiz advierte de que los jóvenes acuden cada vez más a los especialistas por problemas de memoria. 'Es necesario abrir un debate sobre el ritmo de vida actual y sus implicaciones para la memoria', opina.

Ejercicios para la memoria

Lo que debe hacer

Preste atención a la información que le llega y trate de percibirla adecuadamente, sin ruidos o interferencias.

Asimile y organice la información recibida.

Asocie e integre la información con sus conocimientos previos.

Organice la información de todo lo que ha hecho en el día mentalmente.

Cómo hacerlo

En la primera etapa de registro es conveniente evitar informaciones múltiples de forma simultánea. Es importante relajarse para una buena percepción de los estímulos y prestar atención a cada estímulo por separado.

En la segunda etapa de retención debe concentrarse exclusivamente en el estímulo recibido y tratar de asociarlo con estímulos anteriores muy conocidos.

En la tercera etapa de recuerdo se deben asociar los datos adquiridos con informaciones ya archivadas, a ser posible que sean positivas, dado que las emociones influyen en el aprendizaje y la memoria.

Cuándo hacerlo

Cuando su estado de ánimo se encuentre en una actitud emocional positiva.

Cuando se encuentre relajado y tranquilo. Por ejemplo, por la noche cuando se encuentre calmado antes de dormir.

Cuando pueda seleccionar y priorizar la información simultánea que le llega.

Cuando su sistema cognitivo no esté disminuido por la realización de funciones biológicas primarias, por ejemplo comer, o bajo los efectos de fármacos.

No olvidar

Llevar una dieta sana y dormir unas ocho horas en condiciones tranquilas.

Recuperarse en un balneario

Aún no está comercializado, pero las previsiones del director del balneario de Marina D'Or, Juan Ricart, apuntan a que en enero será el lanzamiento, especialmente dirigido a altos mandos de grandes empresas, del programa de balneoterapia y Braining para reducir el estrés y recuperar la atención y la memoria. El próximo 11 de diciembre se presentarán las conclusiones del estudio en el congreso nacional de la Sociedad Española de Hidrología Médica en Madrid, en un paso más para difundir un producto que rondará los 5.000 euros.

El programa incluye la estancia con todo incluido en el hotel-balneario de cinco estrellas durante cinco días o dos fines de semana. Durante este tiempo, se realiza 'una inmersión total' en terapias de agua y barros para contribuir a la relajación, combinado con un programa de ordenador de estimulación cognitiva, conocido como Braining, que fomenta la concentración e intenta evitar los trastornos de atención dividida.

Los resultados, según el estudio, fueron 'efectos beneficiosos en la memoria verbal y la de trabajo, así como en la atención'. El psiquiatra Tomás Ortiz estima que es un resultado importante para 'ejecutivos que tienen que resolver problemas con gran rapidez y, a veces, con informaciones contrapuestas'.

Juan Ricart asegura que esta técnica ha despertado el interés de los departamentos de recursos humanos y de los médicos de empresa de varias multinaciones asentadas en España.

El programa podría implantarse además en dos clínicas de Castellón y una en Madrid.