Boletín

El Banco de España advierte sobre el alto endeudamiento familiar

La deuda financiera de las familias "continuó avanzando a un ritmo elevado" el pasado agosto, según el Banco de España. En su último Boletín Económico recuerda que la financiación de los hogares creció un 20,2% en julio en tasa interanual, con un aumento del 23,6% de los créditos para adquisición de vivienda, y señala que este incremento se habría mantenido también en el mes de agosto.

El crédito a las familias avanza a una de las tasas interanuales más altas de los últimos años. El fuerte aumento de los precios de la vivienda y de la demanda de este tipo de activos han elevado de esta forma la financiación a las familias, que se encuentran en sus niveles de endeudamiento más altos de la historia.

De esta manera, los préstamos para la adquisición de vivienda ascendieron en julio a 346.900 millones de euros, mientras que los créditos para consumo se desaceleraron cuatro décimas, creciendo un 12,8%, hasta situarse en 147.400 millones. Los tipos de interés aplicados por las entidades de crédito a las familias aumentaron moderadamente en julio, situándose en el 3,38% para adquisición de vivienda y en el 6,07% para consumo (9 y 3 puntos básicos más, respectivamente).

Para la entidad que dirige Jaime Caruana, el crecimiento del endeudamiento y el elevado porcentaje del ahorro que debe dedicarse al servicio de esta deuda podrían condicionar en el medio plazo la expansión del consumo y la inversión del sector de los hogares, sobre todo si se produjeran aumentos significativos del coste de financiación o correcciones sustantivas en el valor de sus activos, esto es: subidas en los tipos de interés o caída del precio de la vivienda, algo sobre lo que ya han advertido otros organismos como el FMI.

Ojo al petróleo

Respecto a la evolución de la economía española en el tercer trimestre del año, el Banco de España señala que los indicadores disponibles sobre el consumo privado muestran una evolución similar a la de los tres meses precedentes.

Así, destaca la "ligera intensificación" del índice de comercio al por menor registrado en julio, el avance de las ventas minoristas y la moderación de las matriculaciones de vehículos. En julio también se ralentizó la producción de bienes de consumo y el comercio minorista mientras que, por el contrario, la de bienes de equipo "ha recuperado el dinamismo".

El Banco de España también destaca el panorama favorable que presentaron hasta julio los indicadores sobre construcción, Seguridad Social y el "notable dinamismo" de los flujos comerciales que, en el caso de las exportaciones "ha permitido frenar ligeramente" el deterioro del saldo comercial, que creció el 28,9% hasta julio. Por el contrario, la institución financiera destaca el empeoramiento del déficit de la balanza de pagos al que han contribuido el déficit comercial, el menor excedente por turismo y viajes y el mayor déficit por la rúbrica de otros servicios. Respecto a la evolución de los precios, destaca la "favorable" evolución registrada en agosto por los precios de los alimentos no elaborados y la senda alcista del precio del petróleo.

Por último, indica que la evolución financiera internacional estuvo condicionada por las expectativas de los mercados sobre el ritmo de actividad global y las posibles presiones inflacionistas, derivadas del alto precio del petróleo, que siguió marcando nuevos máximos históricos (46 dólares por barril a finales de septiembre).