CincoSentidos

Directivo español con salario europeo

Los directivos suizos son los más envidiados del mundo. Elevados salarios, bajos impuestos y un razonable coste de vida dan como resultado el mayor poder adquisitivo del mundo. Con un sueldo neto anual de 87.000 euros, superan a los de Hong Kong, Estados Unidos y Japón. Los directores generales españoles salen bien parados de la comparación, con un salario neto de 48.937 euros anuales, cercano a la media de Europa occidental, de 51.000 euros, y son los terceros de la zona con más poder adquisitivo.

æpermil;stas son algunas de las conclusiones del Estudio mundial sobre diferencias salariales elaborado por Mercer HR Consulting, consultora especializada en recursos humanos y financieros. Para realizar su comparativa, Mercer ha elaborado una cesta de la compra formada por diversos productos y servicios de primera necesidad y ha calculado cuántas veces pueden los directores generales adquirirla con su salario neto en sus respectivos países.

Con su sueldo, los directores generales que trabajan en Suiza pueden adquirir 6,4 veces la cesta de la compra, mientras que sus colegas de Hong Kong o Estados Unidos, con unos salarios netos anuales de 80.814 euros y 76.560 euros, respectivamente, pueden adquirir 6 y 5,8 veces la misma cesta de la compra.

La consultora ha comparado las retribuciones en 25 países, 17 de ellos europeos. En el viejo continente, los austríacos seguirían a los suizos en poder adquisitivo, con un salario neto de 57.890 euros con el que pueden comprar 4,6 veces la cesta de la compra.

Los directivos españoles perciben el séptimo salario neto más alto de Europa, con el que pueden comprar 4,3 veces la cesta confeccionada por Mercer. En poder adquisitivo, están al mismo nivel que los holandeses, pero ligeramente por encima de Irlanda (4,2), Reino Unido (4,2) y Francia (4,1), donde las remuneraciones son más altas, pero también el coste de la vida.

Por detrás de España están Italia (3,7), Dinamarca (3,3) y Suecia (3,1), donde los precios son muy altos.

En el resto del mundo, los directores generales que disponen de un menor poder adquisitivo son los chinos (2,2), indios (1,8) y los de los países del Este de Europa: Rumanía (2,0), Hungría (1,8) y Bulgaria (1,5). En el antiguo bloque comunista, el sueldo medio asciende a 21.400 euros, por debajo de los 37.000 euros de los suecos, los que menos ganan en Europa Occidental.

Dinamarca retiene el 49%; España, el 31%

Mercer ha tenido en cuenta tanto los sueldos brutos como los netos, lo que permite comparar la carga fiscal en cada país. Así, un director general percibe en Dinamarca un salario bruto de 94.559 euros, que se queda en 47.632 euros aplicadas las retenciones del 49%. El mismo porcentaje pagan los belgas, con el quinto mayor salario bruto de Europa (87.784 euros). Holanda, Italia y Suecia también tienen una carga fiscal superior al 40%. En España, las retenciones se sitúan en torno al 31%, nivel en el que también se sitúan Irlanda, Reino Unido, Francia y Portugal. Menores retenciones, inferiores al 30%, aplican Suiza y Austria, los países donde los directores generales cobran los salarios más elevados.