Boletín

El BCE vigilará las repercusiones del petróleo en la inflación

En el boletín mensual de junio publicado hoy, el Banco Central Europeo reitera que "el bajo nivel de los tipos de interés continúa apoyando la recuperación económica" en la zona euro, que en los últimos meses "se ha fortalecido", a pesar de la elevada factura energética. A este respecto, el organismo presidido por Jean Claude Trichet asegura que "permanecerá vigilante" para preservar la estabilidad de precios en la eurozona.

Para la entidad monetaria, las condiciones para una continuación de la recuperación "se mantienen", recordando en su informe que el crecimiento real del PIB de la zona euro fue un 0,6% de enero a marzo en tasa intertrimestral. Y añade que, dado que la reactivación económica fuera del área euro es fuerte, deberían mejorar las exportaciones de la zona euro. Nada nuevo, ya que en el boletín anterior, publicado el pasado mayo, tanto el tono -cauteloso- como las previsiones -ligeramente optimistas- eran muy similares.

Pese a todo, la subida del precio del crudo preocupa al BCE por las tensiones inflacionistas derivadas del fuerte aumento en el coste de la factura energética para empresas y particulares. Pero confía en que el crecimiento no se verá afectado. En el informe de junio, el organismo comunitario asegura que estará atento a cualquier riesgo, permaneciendo "vigilante en relación con todos los factores que puedan generar riesgos para la estabilidad de precios a medio plazo".

En apenas dos meses la inflación de la zona euro ha pasado del 1,4% al 2,4% en mayo, alcanzando el nivel más alto registrado desde marzo de 2002. Esto ha provocado que la mayoría de los que reclamaban una rebaja de tipos, que llevan once meses en el 2%, para estimular la recuperación hayan cambiado de opinión, dado el actual escenario de precios. Hasta el mes de abril, la tasa interanual del IPC se había mantenido en los Doce por debajo del objetivo del 2% que el BCE se situó como límite.