Farmacéuticas

La policía italiana denuncia a más de 4.400 médicos por aceptar dinero de Glaxo

La Policía Financiera italiana ha denunciado hoy a 4.713 personas, entre ellas 4.440 médicos, por participar en un sistema de corrupción diseñado por la división italiana del gigante farmacéutico británico GlaxoSmithKline. A la compañía se le acusa de ofrecer dinero y grandes regalos a los médicos de la sanidad pública para condicionar a su favor la prescripción de medicamentos.

Entre los denunciados hay también más de un centenar de empleados de GSK a quienes se les acusa de un delito de corrupción y asociación de malhechores. La investigación sobre este caso se puso en marcha hace dos años, y ha sido coordinada por el fiscal general de Verona, Guido Papalia, aunque los denunciados trabajan por toda la geografía italiana.

Las investigaciones comenzaron después de que se descubriera que los médicos que recetaban productos de GSK recibían a cambio cantidades en metálico o regalos de mucho valor, como viajes de lujo que se realizaban con el pretexto de participar en congresos profesionales. Además, la Policía Financiera detectó que la empresa había destinado cerca de cien millones de euros a gastos de promoción en el bienio 2001-2002, una cifra excesivamente elevada.

En total, 2.579 médicos generalistas y 62 empleados de Glaxo han sido acusados de complicidad, mientras que 1.738 médicos especialistas y 138 empleados están acusados de haber aceptado primas o beneficios de otra naturaleza por favorecer los productos de la compañía. Otras 196 personas, 63 médicos especialistas y farmacéuticos hospitalarios han sido acusados de corrupción. Además, están implicados un total de 60 oncólogos y 74 empleados de la empresa británica.

En este caso, el Estado puede estimar que esta práctica ha creado un daños a sus finanzas, ya que se pudieron recetar fármacos más caros en lugar de otros más baratos y de igual eficacia.