Banca

El margen de intermediación cae un 50% desde 1988

Los mayores volúmenes de actividad de las entidades financieras no lograron frenar la caída del margen de intermediación en 2003. Excepto en el periodo 1999-2001, este margen ha caído un 50% sobre los activos totales medios (ATM) desde 1988.

La evolución del margen de intermediación de las entidades españolas cae sin remedio aparente. Si el año pasado retrocedió un 4,1% respecto a 2002, la tendencia de largo plazo es más evidente aún. En los últimos 15 años, con la excepción de sólo dos, la diferencia entre ingresos y gastos de créditos y depósitos se ha estrechado notablemente.

De acuerdo con un estudio de la Dirección General de Regulación del Banco de España, el margen de intermediación representaba, en 1988, el 4,3% de los Activos Totales Medios (ATM) de las entidades de depósitos. En 2003, esa relación se redujo a la mitad: el 2,1%.

Según el trabajo, la caída del margen de intermediación es mucho más pronunciada que la de los gastos de explotación en ese mismo período, que pasan del 2,8% sobre los ATM a 1,7%.

En 2003, el margen de intermediación de todas las entidades de depósito alcanzó los 29.138 millones

El recorte del margen de intermediación ha repercutido, por otro lado, 'en una caída continuada de dicho margen en la estructura porcentual del margen básico (margen de intermediación más comisiones)'. En otras palabras, que los ingresos por comisiones han experimentado un fuerte desarrollo desde 1992 en adelante, salvando así los resultados anuales del margen básico.

A esto contribuyó, de manera decidida, la liberación total de las comisiones en 1987. 'Las entidades, presionadas por el estrechamiento de márgenes y por la propia adaptación del negocio bancario al irreversible proceso de desintermediación financiera, fueron extendiendo el cobro de comisiones a toda su clientela', recuerda el estudio citado. A pesar de ello, el incremento de las comisiones 'sólo ha servido para atenuar ligeramente el descenso que se ha producido en el margen de intermediación'.

Pero cuando se compara la evolución en este punto de la banca española con respecto a la de la Unión Europea, el resultado dista de ser negativo. 'Las entidades españolas parecen estar más especializadas en el negocio minorista que la de otros países, con un peso muy superior de la actividad crediticia, en el activo, y sobre todo, de los depósitos, en el pasivo, donde la financiación instrumentada en valores está muy por debajo de la media europea', explica el informe.

En 2003, el margen de intermediación del sistema alcanzó los 29.138 millones de euros, con un crecimiento anual medio desde 1995 del 5,2%. Este porcentaje ha sido muy inferior al de la actividad (8,6%), por lo que el porcentaje del margen sobre los ATM se ha venido reduciendo paulatinamente en los últimos ocho años. La única excepción fue la del año 2001, debido a un importante crecimiento de los ingresos por dividendos.

Asimismo, el estudio destaca que 'la repercusión que han tenido las variaciones de los tipos de interés en la rentabilidades y costes medios de las entidades de depósito han sido muy negativas de cara al margen de intermediación'. El descenso de los tipos que se produjo hasta 1999 tuvo una mayor incidencia en las operaciones de activo que en las de pasivo. Por el contrario, el aumento de 2000 actuó en sentido contrario. De hecho, 2001 fue el único año desde 1995 en el que hay un cambio de tendencia entre diferenciales activos y pasivos.

Dividendos El pago se acerca al nivel de la recomendación del Banco de España

Los bancos han seguido la recomendación del Banco de España al limitar al 50% la parte del beneficio que destinaron en 2003 a retribuir a sus accionistas. Un año antes, los bancos, sobre todo el SCH y el BBVA, habían aumentado significativamente la parte del beneficio destinado a dividendos (pay-out), a pesar de que sus resultados descendieron 'sustancialmente', explica el Banco de España. Y ha sido en 2003 cuando este pay-out ha bajado. Además, estas entidades optaron por aumentar los dividendos por debajo de lo que crecieron sus beneficios. El pay-out de las cajas, considerado como la relación entre su dotación a la obra social y su resultado, disminuyó ligeramente, debido a la recuperación del resultado. El Banco de España afirma, no obstante, que el dividendo social de las cajas 'es sustancialmente inferior al de los bancos', consecuencia de las diferencias de ambos tipos de entidades.

Solvencia Las cajas continúan mejorando su posición frente a los bancos

El análisis del coeficiente de solvencia por tipo de entidades indica que las cajas de ahorros están mejorando en comparación con los bancos. En el informe de Estabilidad Financiera publicado el lunes por el Banco de España, se señala que 'la aportación de las cajas ha aumentado seis puntos porcentuales en los últimos tres años, hasta alcanzar el 43,8% en diciembre de 2003'. Para los bancos, el nivel del coeficiente de solvencia total se mantiene sin cambios, en el 10,5%, mientras que para las cajas se redujo en siete puntos básicos, al situarse en el 11,7%, un porcentaje aún superior al de los bancos. En diciembre del año pasado, el coeficiente de solvencia básico disminuyó levemente, tanto para los bancos (en el 7,8% seis puntos básicos menos que en 2002) como para las cajas (8,8%, 33 puntos básicos por debajo del de 2002).