Construcción

Fadesa prevé vender viviendas en los países del Este de Europa

La inmobiliaria gallega quiere salir fuera de España, donde mantiene unas reservas de suelo para construir 69.000 viviendas. Con oficinas en Polonia y Hungría, su intención es abrirse hacia el Este.

Fadesa está decidida a expandirse fuera de las fronteras españolas. Presente ya en Marruecos, donde el año pasado ganó un concurso para construir un complejo hotelero, y en Portugal, la compañía gallega estudia ahora comenzar a vender viviendas en los países del Este de Europa.

Así lo anunció ayer su presidente y fundador, Manuel Jove, durante la presentación de la compañía a los analistas en la Bolsa de Madrid, acto previo a la oferta pública de venta de acciones que la empresa acaba de iniciar. 'Consideramos muy interesantes los países del Este; hay mucha similitud con la España de hace 20 años donde comenzamos nuestra actividad', aseguró Jove.

El modo de entrar en esos mercados, según los diversos informes que maneja la empresa, sería a través de un socio local, y la actividad de la compañía en aquellos países se centraría exclusivamente en la promoción de primera vivienda. La empresa tiene ya una oficina en Varsovia (Polonia) que agruparía todas las actividades en el Este. Además, ha creado una filial en Budapest (Hungría), llamada Fadesa Hungaria, que se prevé que empiece a operar próximamente.

Junto a esta expansión, Fadesa tiene también en proyecto la potenciación de la venta de segunda residencia a clientes europeos, fundamentalmente británicos y alemanes. Su grata experiencia en Guadalmina (Marbella), una promoción cuya última fase, aún por construir, ha sido vendida íntegramente en un tiempo récord, hace muy aconsejable el reforzamiento de esta línea de negocio, que incluye, según el presidente, la apertura de varias oficinas en Alemania que complementen la que Fadesa tiene ya en Londres.

Su objetivo es lograr que en los próximos años el 25% de sus clientes sean extranjeros. 'A partir de la salida a Bolsa, Fadesa pasará de pensar en 40 millones de clientes a pensar en casi 400 millones de europeos', según su presidente.

En todo caso, la percepción que la empresa gallega dejó ayer a los analistas congregados en el parqué madrileño fue la de una compañía con gran ambición por crecer. Fadesa se ha propuesto doblar las 4.000 viviendas que entrega cada año, reto que puede verse empañado por un cambio de ciclo en el mercado inmobiliario, excesivamente expansivo en los últimos ejercicios. 'Tenemos el respaldo del comportamiento económico a medio plazo', aseguró en ese sentido Felipa Jove, vicepresidenta de la compañía.

Aunque haya una recesión, Fadesa está en una fuerte posición competitiva, 'ya que la integración vertical del negocio nos permite arañar márgenes en cada proceso', señaló José Luis Macía, consejero delegado. Macía recordó además el bajo coste al que la compañía ha adquirido la reserva de suelo, 70 euros por metro cuadrado, lo que permite fijar un precio relativamente bajo de venta por unidad.

Respecto a las espectaculares subidas de precio registradas en los últimos años, cercanas al 17%, Fadesa cree que se estabilizarán, lo que será muy aconsejable para el sector. Las perspectivas, según Manuel Jove, son que los precios no suban más del 10% este año.

El negocio hotelero y de campos de golf, que reporta al grupo un 1% de la facturación anual, también será reforzado, siempre de la mano de Barceló, con la que Fadesa ha suscrito un acuerdo de colaboración de diez años.

En un plazo de cinco a siete años, ambas compañías esperan realizar un conjunto de establecimientos hoteleros de cuatro y cinco estrellas que alcancen las 5.000 habitaciones, que se sumarán a los 19 hoteles que poseen ahora conjuntamente.

En cuanto a los campos de golf, la empresa gallega cuenta actualmente con 22 (tres en explotación y 19 en proyecto). Fadesa asocia este deporte como elemento urbanístico o de recreo a las distintas promociones, y también empezará a ligarlos ahora a los establecimientos hoteleros. Para su explotación, ha llegado a un acuerdo con Finagolf (asesorada por la compañía norteamericana Troon Golf), que se hará cargo de todos los campos.

Fadesa espera, por tanto, crecer en todas sus líneas de negocio. Sólo hay una actividad que irá perdiendo peso paulatinamente, y es la actividad industrial, que supone el 2% de la facturación actual del grupo. A través de Eurogalia, la compañía gallega participa en varias sociedades dedicadas a los sectores de la pintura, escayola y granito. Aquí se incluye también la participación mayoritaria en la sociedad rumana Diana Forest, dedicada a la transformación de la madera.

La intención de los gestores de Fadesa es reducir la participación en estas áreas. 'Nos centraremos en lo que mejor sabemos hacer: vender viviendas', en palabras de Manuel Jove.

Jove entra en el selecto club de los milmillonarios

Manuel Jove Capellán tenía 38 años cuando fundó Edificaciones Coruñesas (embrión de la actual Fadesa) en 1980. Era un pyme dedicada a la construcción y la venta de viviendas para la clase medio-alta coruñesa, que creció gracias al boom de la vivienda de protección oficial en los noventa. 24 años después, Fadesa se convertirá, tras su salida a Bolsa, en la segunda inmobiliaria española por valor de mercado, sólo superada por Metrovacesa. Y su fundador, Manuel Jove, entrará en el exclusivo club de los milmillonarios, en el que, según la lista que elabora la revista norteamericana Forbes, sólo hay seis españoles.

El fundador de Fadesa ingresará unos 270 millones de euros al vender la participación del 19,28% de la que tiene previsto desprenderse en la OPV. Después seguirá conservando el 52,03% del capital de la empresa, que, de situarse su precio en la parte alta de la banda orientativa de la oferta (1.403 millones de euros), valdrá unos 700 millones de euros. Es decir, Jove tendrá un capital de cerca de 1.000 millones de euros, lo que, traducido a dólares equivale a casi 1.200 millones. Este gallego de 62 años, prácticamente desconocido en la élite financiera internacional, entrará en la lista de los personajes más ricos del mundo.

Por encima de él, en España, sólo estarán en la lista de Forbes su amigo personal Amancio Ortega (con una fortuna estimada en la última publicación en unos 9.200 millones de dólares); Rafael del Pino (3.000 millones); Juan y Carlos March (2.400 millones); Emilio Botín (1.800 millones) y Esther Koplowitz (1.700 millones de dólares).

En la empresa aseguran que Manuel Jove seguirá haciendo lo que hasta ahora: trabajar, coleccionar arte gallego y tallar madera, además de disfrutar de sus dos hijos, Felipa y Manuel, que trabajan codo a codo con él como vicepresidentes.

OPV en marcha

Fadesa comenzó ayer la ronda de presentación de la compañía a los analistas, que llevará a sus primeros ejecutivos a Londres, Nueva York y Fráncfort. La compañía comenzará a cotizar el día 30 a un precio de entre 11 y 12,60 euros por acción.