_
_
_
_
_
Derivados

Potenciales siempre limitados

Repasamos una serie de estrategias que se pueden realizar utilizando los derivados negociados en mercados organizados. Un canal (o collar) es una estrategia con opciones que consiste en comprar acciones del subyacente, vender opciones call fuera del dinero y comprar opciones put fuera del dinero. Esta estrategia admite distintos grados alcistas dependiendo del precio de ejercicio de la opción call que se venda. Cuanto más fuera del dinero esté la opción call que se venda, más alcista resultará la combinación. Denominamos canal al resultado, porque tanto el potencial de subida como el de caída están limitados.

Si la acción sube por encima del precio de ejercicio de la opción de compra antes del vencimiento, es muy probable que sea ejecutada, con lo que el comprador de las opciones call nos reclamará las acciones y en ese punto termina el recorrido al alza. Si la acción baja del precio de ejercicio de la put antes del vencimiento, podemos ejercitar las opciones de venta compradas y limitar nuestras perdidas al nivel del precio de ejercicio de las put.

Pongamos un ejemplo con acciones de Telefónica; si pensamos que las acciones no van a subir rápidamente de valor en las próximas sesiones, pero creemos que tienen potencial alcista y queremos limitar las pérdidas en caso de que nos equivoquemos, un canal es la estrategia adecuada. Compramos 1.000 acciones a 12,8 euros (su precio en mercado en estos momentos) y vendemos 10 opciones call -nominal 100 acciones y vencimiento el 18 de junio- con precio de ejercicio 13,91 euros a 0,25 euros por acción, con lo que ingresamos 250 euros. Compramos 10 opciones put de precio de ejercicio 11,91 y el mismo vencimiento, a 0,33 euros por acción, por lo que pagamos 330 euros. En neto, pagamos 80 euros más las comisiones que cobren los intermediarios. La pérdida máxima se produce si Telefónica cae a 11,91 euros, lo que supone 890 euros (más los 80 anteriores). Si Telefónica sube, tal y como esperamos, los beneficios máximos serán de 1.110 euros, que corresponden a la diferencia entre 13,91 y 12,8 (sin olvidar restar los 80 euros). Podríamos elegir un precio de ejercicio superior para las opciones call, como 14,41 euros, pero entonces obtendríamos muy poco dinero por la venta de estas opciones tan fuera del dinero. También podríamos comprar opciones put con un precio de ejercicio inferior, aunque en este caso el coste sería un potencial de pérdida mayor.

Esta táctica, que admite distintos grados alcistas, consiste en comprar acciones del subyacente, vender opciones 'call' fuera del dinero y comprar 'put' fuera del dinero

Si se diera el caso de que llega la fecha de vencimiento y las dos opciones expiran fuera del dinero (porque la acción subyacente no haya tocado ninguno de los precios de ejercicio), se puede volver a realizar un nuevo canal con opciones del siguiente vencimiento. Muchos inversores procuran realizar canales con coste cero, de forma que lo que ingresan por la venta de la call les sirva para cubrir la compra de la put.

También se pueden realizar canales bajistas cuando pensamos que las acciones van a caer. En caso de ser bajistas, lo que debemos hacer es vender las opciones de venta fuera del dinero, y comprar las opciones de compra también fuera del dinero. Lo más complicado en esta posición es que hay que vender en descubierto las acciones subyacentes, y para hacerlo hay que pedirlas prestadas, con el coste que conlleva, o bien realizarlo a través de la venta de futuros.

La agenda de Cinco Días

Las citas económicas más importantes del día, con las claves y el contexto para entender su alcance
Recíbela

Archivado En

_
_