Aerolíneas

Iberia dice que AENA torpedea los planes del PSOE para Barajas

AENA, en su última reunión ejecutiva ayer antes del relevo del Gobierno, decidió ratificar el reparto de la nueva terminal del aeropuerto de Madrid a la que se opone Iberia. La aerolínea acusó a AENA y a Fomento de condicionar al nuevo Gobierno sobre el futuro de Barajas.

Los conflictos que están jalonando el traspaso de poderes desde la administración del PP a la nueva del PSOE se extienden al transporte aéreo y los aeropuertos e implican por primera vez a una gran empresa privatizada.

El contencioso se desencadenó con toda virulencia tras conocerse las decisiones sobre la nueva terminal y su satélite del aeropuerto de Barajas adoptadas ayer en la última reunión ejecutiva del consejo de Aeropuertos Españoles y Navegación Aérea (AENA). Este organismo, dependiente de Fomento, decidió rechazar el recurso presentado por Iberia contra la distribución de las aerolíneas por terminales acordada inicialmente el pasado 30 de junio.

Por este reparto, Iberia, Air Nostrum y sus socias en la alianza Oneworld, entre ellas British Airways, se verán obligadas a desplazarse al nuevo terminal, y a compartir las instalaciones con sus directos competidores, Spanair y el resto de compañías de Star Alliance, entre ellas Lufthansa. A la nueva terminal también irá Aerolíneas Argentinas y Air Plus Comet, ambas pertenecientes al grupo Marsans, propiedad del presidente de Spanair, Gonzalo Pascual.

Acusaciones

Iberia, la compañía aérea de bandera española privatizada durante la etapa de los Gobiernos del PP, reaccionó de inmediato ante esta decisión y formuló una acusación que no tiene precedentes. Fuentes oficiales de la compañía dijeron que 'la decisión tomada por AENA el pasado mes de junio sobre el reparto de la nueva terminal de Barajas fue un ataque directo contra Iberia y su ratificación hoy (por ayer) se puede considerar como un intento de dificultar la transición de poderes y la toma de decisiones por el nuevo Gobierno'.

Fuentes de AENA justificaron la ratificación del reparto de junio ya que se han aplicado 'espacios en función de alianzas y no de compañías, y se ha atendido a la proporcionalidad del servicio ofertado y la búsqueda de competencia entre compañías'.

Iberia, justifica su rechazo al reparto de AENA: 'No es sólo malo para nosotros, sino que lo es también para el propio aeropuerto, puesto que impide su desarrollo como centro de conexiones entre Europa y América Latina'. La compañía advierte que los edificios 'se saturarán en menos de cinco años'.

Spanair, satisfecha con la decisión del ente

El presidente de Spanair. Gonzalo Pascual, respalda la decisión sobre el reparto de Barajas tomada por AENA porque a su juicio supone una apuesta por la libertad, la concurrencia y la competencia. 'Estos principios son los que debe defender cualquier Gobierno y estoy seguro que el nuevo ejecutivo los va a defender también, si no profundizar. 'Quien crea que el Gobierno entrante va a hacer lo contrario se equivoca', añade el presidente de Spanair. Pascual recuerda que fue el Gobierno socialista, con José Borrell en el ministerio de Transportes, el que introdujo la liberalización del transporte aéreo y del handling en España. De hecho, Spanair y Air Europa entraron a competir con Iberia en el Puente Aéreo Madrid-Barcelona en ese periodo.