Barajas

Iberia recurrirá a los tribunales para frenar el reparto de la nueva terminal

Iberia agotará las medidas legales para impetir la puesta en marcha del reparto de la nueva terminal de Barajas, ratificado ayer por AENA, y que considera lesivo para sus intereses. La nueva distribución del aeropuerto ampliado establece que la aerolínea de bandera española, su franquiciada regional Air Nostrum y sus socias en la alianza Oneworld, compartan espacio con sus rivales.

Iberia ha confirmado hoy que va a interponer un recurso ante el Juzgado Central de lo Contencioso Administrativo contra la decisión del Consejo de Administración de AENA que ayer realizó el reparto del nuevo Barajas, desestimando el recurso que interpuso la aerolínea en junio, tras la inauguración de la pista T-4. Asimismo, pedirá la suspensión cautelar de la decisión, hasta que exista una decisión firme de la Justicia.

El motivo principal por el cual Iberia se opone a la decisión del ente público, al que acusa de tomar decisiones sin escuchar al nuevo Gobierno, es que AENA le obliga a trasladar todos sus vuelos a dicha terminal, que tendrá que compartir con Spanair y los miembros de la alianza Star Aliance, además de Aerolíneas Argentinas y Air Plus Comet, ambas propiedad del presidente de Spanair, Gonzalo Pascual y de su socio Gerardo Díaz.

Según la primera aerolínea española, la decisión frena su crecimiento y es lesiva, por lo que "no renuncia" a la puesta en marcha de cualquier otra medida legal oportuna para impedir el atentado contra sus intereses: "bloquear" sus perspectivas de crecimiento y "frenar" la posición internacional del aeropuerto madrileño. Por su parte, AENA basó ayer el visto bueno a la distribución ideada inicialmente en la "utilización de todas las infraestructuras del aeropuerto, la asignación de espacios en función de alianzas y no de compañías, la proporcionalidad del servicio ofertado y la búsqueda de competencia entre compañías".

Diversidad de opiniones

Comisiones Obreras y la Asociación de Líneas Aéreas (ALA) han manifestado hoy su oposición a la decisión de AENA, a diferencia de la Asociación Española de Compañías Aéreas (AECA), que califica el planteamiento del ente público de "correcto", o la del sindicato UGT, que también secunda la ratificación, aunque confía en que no haya sido adoptada en atención a "intervenciones particulares o intereses personales".

CC.OO asume las posiciones de Iberia sobre esta cuestión y asegura que esta distribución "pone en peligro las posibilidades de crecimiento de Barajas y su configuración como aeropuerto hub (centro de interconexión de vuelos). El sindicato, que sospecha que la ratificación de AENA "puede haber sido inducida por el Ministerio de Fomento", tal y como ha denunciado la propia Iberia, y opina que el recurso contra el reparto de junio, y desestimado con la ratificación de ayer, "debería haber sido resuelto por la futura dirección" del ente público.