Desinversión

Telefónica vende por 111,5 millones un edificio en Madrid, que será convertido en pisos

Telefónica ha cerrado un acuerdo para la venta de uno de sus edificios en Madrid, en la calle Ríos Rosas, por 111,5 millones de euros, según fuentes cercanas a la negociación. El comprador, un fondo inmobiliario dirigido por O§Connor Capital Partners y JP Morgan proyecta convertirlo en viviendas de lujo. La operación se inscribe dentro del programa de eficiencia inmobiliaria que la compañía diseñó hace dos años.

El plan de Telefónica para deshacerse de un buen número de sus edificios y financiar así la construcción de su Ciudad de las Telecomunicaciones ha alcanzado uno de sus hitos fundamentales. La operadora ha acordado la venta de uno de sus grandes edificios del centro de Madrid por unos 111,5 millones de euros, según han informado fuentes próximas a la negociación. El fondo Peabody Fund, dirigido por O§Connor Capital Partners y JP Morgan, proyecta convertirlo en un complejo residencial.

La operación contempla también que las oficinas que Telefónica aún tiene en el edificio permanecerán en él, en régimen de alquiler, hasta que comiencen las obras que lo dividirán en pisos tipo loft, aunque también habrá espacio para comercios y oficinas así como un aparcamiento.

El edificio de Ríos Rosas 26, que tiene una superficie de 35.000 metros, es uno de los históricos de Telefónica en Madrid. El 18 de abril de 1982 fue blanco de ETA: la banda terrorista hizo estallar seis coches bomba cargados con 170 kilos de explosivos y dejó sin servicio a 700.000 abonados.

TELEFÓNICA 7,17 -0,15%

Plan de eficiencia

Esta venta se inscribe en el marco de un plan diseñado hace dos años que la operadora dio en llamar de eficiencia inmobiliaria. De acuerdo con este proyecto, se sacaron a la venta 376 inmuebles repartidos por toda España, con lo que Telefónica reduce a la mitad el espacio que ocupa en las principales ciudades, especialmente en Madrid. De hecho, el último pleno del anterior ayuntamiento de la capital, liderado por José María Álvarez del Manzano, fue muy agitado por la aprobación de una reforma del plan de ordenación urbana que recalificaba 48 edificios de la operadora con los únicos votos favorables del PP. Merced a esa recalificación, estos inmuebles dejaban de ser de uso reservado para infraestructuras de telefonía.

El plan consiste en tres fases de ejecución. Las dos primeras, de mayor envergadura, deberían cerrarse el próximo abril, de acuerdo con lo que explicó la propia compañía cuando anunció el plan. Aunque no se han ofrecido datos sobre el desarrollo de la operación, se sabe que hasta el pasado mayo, Telefónica había vendido 130 edificios, el 40% del total. La operadora ha sacrificado el cumplimiento de los plazos para conseguir la mayor rentabilidad posible dado que, según fuentes del mercado, los ingresos estaban por debajo de lo previsto.

La última etapa del programa arrancó más tarde, el pasado agosto, y contempla la venta de inmuebles singulares. Muchos de ellos están sujetos a calificaciones especiales de uso por los respectivos planes de ordenación de cada ciudad, de ahí el interés en que el consistorio madrileño modificara la calificación de muchos de ellos.

Ciudad de las Telecomunicaciones

Con esta gran operación inmobiliaria la operadora quiere deshacerse de los espacios que ya no usa por la evolución de la tecnología en las centrales telefónicas y, sobre todo, a financiar la construcción de la Ciudad de las Telecomunicaciones, un gran complejo a las afueras de Madrid al que trasladará a la mayoría de sus empleados en la capital. Este proyecto se remonta a los tiempos en que Juan Villalonga llevaba las riendas de la compañía, cuando se llegó incluso a aprobar el diseño de los arquitectos Antonio y Carlos Lamela.

Con la llegada del equipo del actual presidente, César Alierta, los nuevos gestores lo calificaron de desmesurado y lo retiraron. Sin embargo, en 2001, se recuperó la idea, rebajando sus dimensiones. Según sus cálculos, se gastarán un 435 millones en levantarlo, financiados gracias ventas como la conocida hoy.