æscaron;ltima

Levi Strauss da la última puntada en Estados Unidos

Se trata de una de las compañías con mayor sabor al viejo oeste americano. Símbolo de juventud e icono de la moda, Levi Strauss cerró el jueves sus últimas dos fábricas en Estados Unidos. A partir de ahora la producción de los míticos vaqueros se realizará en Asia y Latinoamérica, con unos costes muy inferiores de mano de obra. 'Seguimos siendo una marca americana, pero también somos una marca y una compañía cuyos productos se han adoptado en todo el mundo. Tenemos que operar de forma global', dijo Jeff Beckman, portavoz de la empresa en EE UU.

Tan sólo hace dos décadas, Levi Strauss poseía 63 fábricas en todo el país. En las dos fábricas de San Antonio, las últimas en cerrar, se producían más de 4 millones de pares de vaqueros cada año a un coste por trabajador de entre 10 y 12 dólares a la hora. Trasladando la producción a países en vías de desarrollo, en la mayoría de los casos, los costes se reducen muy significativamente, ya que el mismo sueldo cubriría prácticamente dos días enteros de trabajo. 'Hemos intentado todo para mantener la producción aquí, pero debemos sobrevivir como compañía', asegura Beckman.

Lo cierto es que el caso de Levi es poco excepcional en la industria estadounidense, en la que los puestos de trabajo están sometidos a un continuo desgaste desde hace 41 meses, cuando empezó a destruirse empleo. El trabajo de los blue collars, obreros de las fábricas, hace años que empezó a emigrar a otros países con precios más baratos y Levi fue uno de los primeros que se apuntó a lo que en EE UU se ha dado en llamar offshoring -traslado de trabajos a países en desarrollo-. Ya es difícil encontrar alguna prenda en EE UU con la etiqueta made in America.

La empresa lleva siete años de continua caída en ventas tras alcanzar un pico de 7.100 millones de dólares en 1996

La compañía de los vaqueros lleva siete años de continua caída en ventas tras el pico que alcanzó en 1996, cuando llegó a los 7.100 millones de dólares. En 2002 las ventas supusieron 4.100 millones y Beckman asegura que las 'cifras de 2003 supondrán un recorte de entre el 2% y el 3%'. El traslado de los empleos ha sido continuo desde 1996 y de los 37.000 trabajadores de entonces se pasó a 12.000 registrados el mes pasado, la mitad del recorte en EE UU. Los últimos cierres, ya anunciados en septiembre, han supuesto el despido de cerca de 800 trabajadores.

Pese al repliegue de la producción de jeans, la compañía, con sede en San Francisco, ha asegurado que esto no supondrá cambios en la gestión. 'Continuaremos diseñando y vendiendo la producción aquí'.

Y es que desde hace 150 años la compañía es básicamente americana. Todo excepto su fundador, Levi Strauss, un inmigrante alemán que llegó a San Francisco en 1853. Sus famosos pantalones con costuras fueron, inicialmente, un invento especialmente adaptado para los trabajadores de la minería por la resistencia del tejido. En los años treinta la imagen del cowboy se unió a los vaqueros y fue durante la Segunda Guerra Mundial cuando comenzó el proceso de internacionalización de los pantalones y chaquetas de la marca. Precisamente fue en España donde la compañía abrió en 1983 su primera tienda europea Original Levi's. En la actualidad existen cerca de 527 en toda Europa.