Informe

Las hipotecas aumentaron un 22,5% en el primer semestre, según el Banco de España

Las entidades siguen concediendo hipotecas a un ritmo imparable, pues entre junio pasado y mismo mes de 2002 el volumen de estos créditos creció un 22,5%, subida que ha llevado al Banco de España a aconsejar de nuevo prudencia ante el riesgo de que lleguen "sustanciales aumentos de la morosidad".

En el informe de "Estabilidad Financiera", publicado hoy, el organismo supervisor advierte de que además existe el riesgo de que se produzca una "gradual y ordenada" bajada de precios de la vivienda, como la registrada a principios de los años noventa, ya que actualmente están algo "sobrevalorados".

"El buen comportamiento relativo de nuestra economía en el periodo reciente, asegura el Banco de España, no debe ocultar que los riesgos a medio plazo persisten", pues el mayor endeudamiento de las familias y las empresas les hace cada vez más vulnerables a perturbaciones adversas en su renta, como podría ser una subida de tipos de interés. Ante este entorno, el organismo dirigido por Jaime Caruana recomienda a las entidades "una estricta política de admisión, concesión y seguimiento del crédito" y recuerda que en anteriores ciclos económicos similares, "el crecimiento muy elevado del crédito se tradujo en sustanciales aumentos de la morosidad".

Esa tendencia no se vislumbra por el momento en las cuentas de las entidades españolas, que en el primer semestre situaron en unos 8.000 millones de euros el volumen de créditos de dudoso cobro, tras experimentar un incremento muy inferior al de semestres anteriores. Según los datos del Banco de España, en los seis primeros meses del año se observó una ligera moderación en el ritmo de expansión de la financiación para la compra de vivienda, aunque al tiempo se produjo una aceleración del crédito concedido para la construcción y promoción inmobiliaria, que aumentó un 30%.

Aumento de rentabilidad

Por otra parte, el Banco de España ha señalado en su Informe que las entidades financieras españolas han aumentado un 9,3% su rentabilidad en el primer semestre de 2003 fundamentalmente por el control del gasto, el aumento de los resultados extraordinarios y la recuperación de la Bolsa.

Asimismo, los bancos y cajas españoles han incrementado su activo total un 6% durante el primer semestre, frente al 1,2% del primer semestre de 2002, "debido sobre todo al crecimiento del negocio en España". En cuanto a los resultados y la solvencia de las entidades de depósito españolas muestran un cambio de tendencia positivo en el primer semestre de 2003 "gracias a la evolución de la actividad en España y la menor incertidumbre en el contexto internacional".

No obstante, el entorno de bajos tipos de interés, fuerte competencia y significativo crecimiento del crédito plantea retos importantes a las entidades, tanto en términos de eficiencia como de control y gestión del riesgo, advierte el banco central.