Informe BCE

El endeudamiento de las familias alcanza el 51% del PIB en la zona euro

El endeudamiento financiero de las familias alcanzó el 51% del PIB del conjunto de la zona euro en el segundo trimestre de 2003, según señala el Banco Central Europeo (BCE) en su último boletín de coyuntura. Los países con un endeudamiento de las familias en relación al PIB que superan la media de la zona euro son, por este orden, Luxemburgo, Países Bajos, Alemania, Portugal y España.

No obstante, el nivel de endeudamiento respecto al PIB difiere de manera significativa entre los distintos países y muestra la existencia de grandes diferencias en los incrementos experimentados por estos ratios de deuda durante los últimos años. De hecho, en países como Portugal, España y Países Bajos, donde el crecimiento de los préstamos para adquisición de vivienda se ha mantenido a tasas elevadas, el incremento de los ratios de deuda en relación con el PIB ha sido especialmente significativo.

Sin embargo, en Grecia, donde el crecimiento de los préstamos para adquisición de vivienda también ha sido elevado, el nivel de endeudamiento ha continuado siendo moderado. En cualquier caso, los aumentos de los ratios de deuda de los hogares en relación con el PIB se han visto en muchos casos acompañados de un incremento del valor de los activos de los hogares, debido a la notable subida de los precios de los inmuebles.

Riesgo para las familias

En este sentido, el BCE alerta de que persisten ciertos riesgos, pues es habitual que períodos de fuertes crecimientos de los precios de la vivienda vengan seguidos de una fase de corrección. ¢En este caso, los hogares se encontrarían con un volumen de deuda que ya no estaría totalmente respaldado por sus activos¢, añade.

El informe apunta, asimismo, que durante la segunda mitad de la década de los noventa se produjo una intensa aceleración del crecimiento del endeudamiento y, al mismo tiempo, un fuerte incremento del ratio de deuda de los hogares en relación con el PIB, como consecuencia, en parte, de la tendencia a la baja de los tipos de interés. Este descenso de tipos implicó que, a pesar del aumento del volumen de deuda, los pagos por intereses de los hogares con respecto a sus rentas se situaran en 2002 a niveles inferiores o prácticamente similares a los existentes a comienzos de la década de los noventa.