Concentración

Fiebre de compras en la industria del software

La industria tecnológica está sufriendo un inusual movimiento de consolidación en los últimos meses. No hay semana sin compra, especialmente de empresas de software. Incluso las hay -como ésta- en las que los anuncios de adquisiciones se producen de dos en dos.

La industria tecnológica está sufriendo un inusual movimiento de consolidación en los últimos meses. No hay semana sin compra, especialmente de empresas de software. Incluso las hay -como ésta- en las que los anuncios de adquisiciones se producen de dos en dos. El pasado martes, Novell adquirió Suse Linux por 182,8 millones, en una operación en la que además IBM se hacía con un trocito del rey de las soluciones de red al invertir 43 millones en acciones preferentes de Novell. Solo un día antes, la francesa Adonix engullía a la estrella ya poco luminosa del software español: Meta 4. Y una semana atrás, la británica Sage compraba por sorpresa el ya histórico grupo español SP.

Las tres noticias -dos por proximidad y la otra porque trastoca la posición de los jugadores de un negocio creciente, el del software libre- han accionado la alarma. Los expertos coinciden en que los acuerdos de fusión y adquisición producidos en el último año (y que han arrancado con furia a raíz de la compra de Navision por Microsoft por 1.450 millones) son sólo la punta del iceberg.

'La limpieza va a continuar. El del software es un mercado muy fragmentado y lo que se ha producido en el último año ha sido una corrección de los excesos de los tres años previos', apunta Ryan Peterson, profesor del Instituto de Empresa. Para este experto, 'muchos proveedores de TI están listos para ser comprados o simplemente desaparecer'.

'En EE UU se compran firmas de software a diario', subraya la consultora IDC

'En EE UU estas operaciones se producen a diario', dicen desde la consultora IDC. Y la lista global es infinita, aunque muchas adquisiciones se hacen con poco ruido. Es el caso de Microsoft, que el pasado junio compró GeCAD, una empresa rumana de antivirus; la de Hewlett-Packard, que se hizo con Talking Blocks el 3 de septiembre; o las de Celestica o Mercury, que cuentan desde el verano con MSL y Kintana, respectivamente.

En 2002, el software movió 177.149 millones. Sólo las 10 compras más relevantes del último año suman más de 6.000 millones. Y a esta cifra cabe añadir la opa lanzada por Oracle sobre Peoplesoft -aún por aprobar- que elevaría la suma hasta los casi 13.000 millones.

Los analistas apuntan varias razones que motivan las compras. Javier Fernández Verdejo, director de Profit, asegura que 'las grandes se encuentran con gangas para comprar e introducirse en segmentos nuevos, y ello tras los malos resultados de algunas firmas durante la desaceleración'. Salvador Aragón, del Instituto de Empresa, apunta otra causa: 'æpermil;ste es un sector ya maduro donde los costes comienzan a importar, y mucho. Así que la búsqueda de economías de escala (no de sinergias) imponen la concentración del sector', dice.

Pero, quizá la opinión más generalizada es que, tras la burbuja, el mercado se ha reducido y el nuevo paradigma que se impone es el 'todo en uno'. Los proveedores de software deben ser globales para sobrevivir y ofrecer todo tipo de soluciones. 'Como las navajas suizas', dice Jaime García Cantero, de IDC. Y los grandes jugadores como Microsoft, Oracle o IBM completan sus ofertas a golpe de adquisición. 'Estamos asistiendo a la muerte de siglas como ERP, CRM, SCM..., porque los clientes están hartos de trabajar con sistemas no integrados que dan respuesta a necesidades muy parciales'. La clave para los expertos es la integración y la simplificación. La estrategia final es vender más fácilmente herramientas de integración, el siguiente gran campo de batalla.