EDITORIAL

Los fondos van a buen ritmo

Los datos conocidos ayer sobre el patrimonio de los fondos de inversión confirman la buena marcha del sector. En lo que va de año, su patrimonio creció en 24.200 millones de euros, un 14,2%, hasta 195.400 millones de euros. Y octubre es el décimo mes consecutivo con aumento en los saldos. La explosión de la burbuja bursátil y el hundimiento de rentabilidades se encargó de ahuyentar a muchos partícipes, y aún están lejos los récords de finales de los noventa, la época dorada en España, cuando mes tras mes se batía la cifra del patrimonio acumulado. Sin embargo, la ya larga y consistente recuperación muestra síntomas de fortaleza.

El aumento del número de partícipes en 440.000 este año, hasta 7,5 millones, es otra prueba de que los fondos, que se han convertido en el destino preferido del ahorro de las familias, gozan de buena salud. Y ésta ha mejorado a medida que los bajos tipos de interés reducían el atractivo de otros activos, como los depósitos y las cuentas remuneradas.

Los datos conocidos del ejercicio confirman también cómo los ahorradores recuperan la confianza en la Bolsa. Este retorno, aunque paso a paso, es innegable, y el último informe mensual de Ahorro Corporación muestra cómo la renta variable gana peso en las carteras. Pero son los fondos garantizados, empujados por los nuevos productos, esta vez del BBVA, los que se llevan la palma con diferencia: siete de cada diez suscripciones realizadas en octubre fueron de garantizados.

La velocidad de crucero de los fondos aconseja especialmente a las entidades extremar el respeto a la transparencia y a la buena información a los partícipes. El regulador estadounidense acaba de reconocer que un tercio de los fondos de EE UU cometen irregularidades. Y es que la letra pequeña y la falta de igualdad de oportunidades entre los partícipes, aquí y allí, son dos de los grandes enemigos de los ahorradores.