Política social

Schröder aprueba un recorte de pensiones

La coalición de Gobierno de Alemania alcanzó ayer un acuerdo para paliar el déficit de las cuentas públicas, por el que se congelarán las pensiones en 2004 y se intentará aumentar la edad real de jubilación de los 60 años de la actualidad a los 63 para 2008.

Para el canciller alemán, Gerhard Schröder, se trata 'de un paso decisivo para reducir los costes laborales e impulsar el empleo', aseguró tras la reunión entre socialdemócratas y verdes. El acuerdo aún debe ser aprobado por el Gobierno y por ambas Cámaras del Parlamento. Las medidas aprobadas ayer evitarán que las cotizaciones sociales suban el año que viene del 19,5% del salario bruto al 20,3%, dijo Schröder

El acuerdo supone, de hecho, un recorte de las prestaciones para los jubilados. Por un lado, sus pensiones permanecerán congeladas en 2004 y a partir de 2005 se introducirá el llamado 'factor sostenible', lo que significa que el aumento será variable cada año y menor al 1% establecido hasta ahora.

Asimismo, los jubilados tendrán que pagar de su bolsillo el seguro de incapacitación, lo que supondrá una merma de sus ingresos, como reconoció el canciller. Por si no fuera suficiente, en el futuro las cotizaciones dejarán de estar gravadas pero los jubilados deberán pagar impuestos, algo que ahora sólo sucede con los funcionarios.

Schröder también anunció que a partir de ahora las pensiones se pagarán a finales de mes y no a comienzos, como está establecido en la actualidad, y que las cajas de pensiones no estarán obligadas a tener tantas reservas como hasta ahora.

El gasto en pensiones se ha disparado en los últimos años en Alemania y ha pasado de 41.000 millones de euros en 1996 a 77.300 millones el próximo ejercicio.

Por lo que respecta a la edad de jubilación, el canciller no concretó las medidas para intentar aumentar la edad real de retiro hasta los 63 años. Pero sí especificó que el posible aumento de la edad legal de jubilación desde los 65 años actuales hasta los 67, como proponen algunos expertos incluida la ministra de Asuntos Sociales, no se producirá, como pronto, hasta 2010.