EE UU

La ambigüedad de los datos de EE UU provoca volatilidad en las Bolsas

Jornada de ida y vuelta, y viceversa. Los últimos datos económicos de Estados Unidos provocaron ayer una fuerte volatilidad en las Bolsas europeas a última hora de la tarde. El Ibex ganó un 0,17% tras avanzar un 1,32% en el mejor punto del día. El resto de los índices europeos dibujó la misma trayectoria, aunque las pérdidas en el Dax fueron más notables (-1,6%).

Las peticiones semanales de subsidio de desempleo en EE UU fueron mejor de lo esperado (399.000). Quedan, así, a un paso de las 400.000, cifra que los expertos consideran como el umbral que marca la contracción del mercado. Algunos analistas comentaban ayer que el dato que se conocerá hoy del paro probablemente estará maquillado para evitar el miedo de los operadores.

Por otro lado, los pedidos de fábrica han caído un 0,8%, cifra que también está por debajo de lo esperado por el mercado (0,5%). El porcentaje sería incluso peor si se eliminara la partida de gastos de defensa, que ha subido un 37%. De este modo, la caída hubiera sido del 1,7% en lugar del 0,8% que se ha divulgado.

Sube la contratación

La jornada destacó por la cifra de negocio (3.080,24 millones de los que casi la mitad se hicieron entre operaciones espaciales y mercados de bloques). La Sociedad de Bolsas publicó ayer el volumen de contratación en septiembre, que refleja un incremento del 44,77%.

El fuerte rebote técnico al alza del cierre del miércoles en Wall Street tuvo un efecto contagio en el resto de los mercados. Los expertos recalcan que se trata de situaciones técnicas muy concretas que conviene vigilar.

'Resulta vital la lectura que da cada día la ratio put-call que nos indica de manera eficiente el estado de sobreventa y sobrecompra a la vez que anuncia los movimientos siguientes. El miércoles superaba el 1 y ya nos parecía desde el principio que esa era ya demasiada sobreventa. Al final así fue y se ha producido el rebote. Ayer volvió a la zona neutral, por lo que la sobreventa ya está en vías de regularización', dice el estratega Cárpatos. 'Ahora la duda es si la bajada anterior era una corrección para seguir subiendo o bien es un rebote alcista en un tramo de bajada', añade.

Se eleva la presión sobre los bonos

Los mercados de bonos vivieron ayer una jornada de gran agitación debido a los movimientos vendedores sobre el bund alemán y el efecto dominó sobre el resto de los bonos estatales. Los operadores ya advirtieron al comienzo de la semana de la fuerte subida de la rentabilidad (caída de precios) del estadounidense hasta aproximarse cerca de los máximos de principio de septiembre.

Antes del mediodía, el bund alemán conoció un fuerte desplome. En concreto, de 56 puntos hasta los 114,58, cuando había llegado a marcar un máximo a primera hora del día 115,18. Los operadores comentaban que no existía ningún dato fundamental que justificara la caída de precios y que todo obedecía a movimientos puramente técnicos.

A medida que pasaba el tiempo, se confirmó que el detonante de la situación había sido una orden de venta de 10.000 contratos que se había ejecutado de una sola tacada causando un efecto contagio en el resto del mercado.