Coyuntura

Japón acumula su cuarto año consecutivo de recesión tras una nueva caída de la inflación

El Índice de Precios de Consumo (IPC) de Japón aumentó dos décimas en agosto respecto al mes anterior, lo que situó la tasa interanual con un descenso del 0,3%, una décima menos que el mes precedente, por lo que este país acumula cuatro años de deflación ininterrumpida, según datos anunciados hoy por el Gobierno.

La subida mensual procedió del alza de las tarifas en el sector turístico (viajes al extranjero principalmente) y de las legumbres frescas, que han compensado el descenso de los precios en la ropa femenina de verano. "La tendencia general refleja que la caída de los precios continúa en Japón", ha constatado el responsable del Departamento de Estadística de precios del Ministerio, Shinichi Takahashi. Excluyendo los productos perecederos, el IPC aumentó una décima en agosto respecto al mes anterior, lo que deja la interanual en el 0,1%.

Los precios en la región de Tokio, que avanzan la tendencia futura en el resto del país, se mantuvieron invariados en septiembre respecto al mes anterior y cayeron un 0,5% en tasa interanual.

A pesar de estas cifras, en un informe reciente, el Fondo Monetario internacional apunto que Japón podría haber comenzado ya la salida de recesión por la recuperación de su actividad, reflejada en un repunte de las exportaciones, la mejoría de la confianza de las empresas y los consumidores, la escalada alcista de la Bolsa y la disminución de los créditos incobrables de la banca.