Japón

El Gobierno de Japón admite un agravamiento de la crisis económica

La inversión empresarial y las exportaciones, los dos pilares sobre los que se sostenía la recuperación económica de Japón, han fallado, por lo que el país se enfrenta a un empeoramiento de la situación. Así lo reconoció ayer el Gobierno, que en su informe mensual señala que 'las exportaciones se han quedado estancadas y la producción industrial está cayendo (...), la mejoría de los beneficios empresariales se ha moderado y la inversión de capital está recuperándose más despacio'.

Es la primera vez en cinco meses que el Ejecutivo nipón rebaja la calificación de la economía, después de haber mantenido desde comienzos de año que el repunte de las exportaciones y el gasto empresarial estaban permitiendo la recuperación.

Los datos publicados este mes mostraron que las empresas recortaron en abril sus pedidos de maquinaria, debido a la preocupación por el futuro, y también una desaceleración de las inversiones para los próximos dos meses.

'Las incertidumbres sobre Estados Unidos y las economías de Asia podrían mantener la presión en la demanda', advirtió el Gobierno en su informe.

El crecimiento del PIB se estancó en el primer trimestre del año (0,1%) y la previsión para todo el semestre, según la OCDE, es de un 0%.

Los analistas tampoco confían en una recuperación, más bien la contrario. Paul Mortimer Lee, analista de BNP Paribas, cree que 'es inevitable una contracción del PIB en el segundo trimestre del año, con una caída no sólo en las exportaciones, sino también en el consumo privado y en la inversión en vivienda'.

Otra vez recesión

Tan mal se ve el panorama, que Japón podría volver a caer en una recesión técnica (dos meses consecutivos de caída del PIB), poco después de haber salido de una el año pasado. 'La contracción de la actividad podría extenderse al tercer trimestre del año', advierte Mortimer.

Las exportaciones a EE UU han caído drásticamente desde diciembre, sobre todo por la menor demanda de automóviles.

Incluso si las exportaciones a EE UU mejoran, lo que se espera suceda en el cuarto trimestre, la deflación, tanto en bienes como en activos, 'impedirá cualquier recuperación de la demanda interna', afirma Mortimer.

El Gobierno, sin embargo, mantiene parte de su optimismo y confía en que 'la economía se recuperará en la segunda mitad del año', según avanzó Jun Saito, portavoz de la Oficina del Gabinete.