Bolsa de Tokio

El Nikkei sufre la mayor caída en dos años por la fortaleza del yen

El indicador selectivo Nikkei de los 225 principales valores ha cerrado en 10.475,10 puntos, tras perder 463,32 puntos, un abultado 4,24%. El cierre por debajo los 10.500 puntos no ocurría desde el pasado 29 de agosto y el descenso fue el mayor en unidades desde el registrado a la semana de los atentados del 11 de septiembre de 2001 en Estados Unidos, cuando el Nikkei perdió 504,48 enteros. Por su parte, el segundo indicador, el Topix, que reúne todos los valores de la primera sección, retrocedió 26,83 puntos, hasta los 1.043,20 puntos.

El factor decisivo en las negociaciones fue el descenso del dólar, que se situó temporalmente por debajo de los 112 yenes en la mañana y tocó su mínimo nivel en 33 meses. Debido a que un yen fortalecido resta beneficios a los exportadores la caída del dólar origino una oleada de ventas, acentuada por ser víspera de festivo, de valores de multinacionales. Mañana los mercados financieros japoneses cierran por celebrarse el equinoccio de otoño.

El descenso de hoy coincidió con la reestructuración del gabinete del primer ministro, Junichiro Koizumi, quien retuvo en la cartera de Economía y Política Fiscal a Keizo Takenaka. La continuidad de Takenaka, un activo promotor de la liquidación de créditos incobrables de la banca nipona, benefició a los valores bancarios y aupó títulos como el del grupo financiero Mizuho Financial (+0,8%), el más negociado del día en términos de valor.

NIKKEI 225 26.571,87 0,53%

Los títulos de otra entidad bancaria, el grupo Resona Holdings, fueron los más negociados en términos de volumen y aumentaron un 12,27%. El volumen de negociaciones en la bolsa de Tokio fue de 1.852 millones, frente a los 1.800 millones de acciones de la anterior sesión. Los valores en descenso superaron aquellos en ascenso por 913 contra 526, mientras que 82 títulos repitieron cotización. Uno de los descensos más destacados del día fue el del fabricante de altas tecnologías Kyocera, que retrocedió un 11,1% tras revisar a la baja sus previsiones de beneficios para el primer semestre, debido a la contracción en la demanda de sus teléfonos móviles.