Divisas

El euro cae ligeramente y pierde los 1,13 dólares

La divisa europea ha bajado en la sesión de hoy en los mercados europeos y se cotizaba en el mercado de Francfort a las 17.00 (hora española) a 1,1261 dólares, frente a los 1,1283 dólares de esta mañana. Por su parte, el Banco Central Europeo (BCE) ha fijado el cambio oficial del euro en 1,1290 dólares.

Hoy no hay datos macroeconómicos de relevancia que puedan determinar un giro en el cruce entre euro y dólar. Por su parte, el Fondo Monetario Internacional (FMI) ha afirmado hoy que el dólar caerá de forma "brusca" a medio plazo debido al desproporcionado déficit de cuenta corriente de Estados Unidos, que constituye un problema "muy serio" de la economía mundial, según el economista jefe de esta institución, Kenneth Rogoff.

El funcionario del FMI ha manifestado su "preocupación" sobre la sostenibilidad del déficit de cuenta corriente de EEUU, que ascenderá a más del 5% del Producto Interno Bruto (PIB) este año y sólo descenderá al 4% en 2008, según los cálculos de este organismo.

Por otro lado, la agencia de calificación de riesgo Standar & Poor's (S&P) apoyó la política monetaria de China, contraria a la revaluación del Ren Min Bi (RMB) o yuan, la moneda china, porque pondría en peligro la solvencia del país y de sus bancos locales, según ha informado hoy la agencia estatal de noticias Xinhua.

¢S &P considera un riesgo suprimir los controles de cambio porque los bancos chinos están mal equipados para afrontar una volatilidad del tipo de cambio¢, afirmó el analista de la agencia para China, Ping Chew. ¢Tras la crisis asiática de 1997 aprendimos que es muy peligrosa la combinación de un sistema bancario débil con tipos de cambio flotantes y movimientos libres de capital¢, ha añadido Paul Coughlin, especialista de la misma compañía.

Las autoridades económicas chinas hicieron al RMB parcialmente convertible en 1996 y desde entonces se mantiene entorno a las 8,28 unidades por dólar, algo que ¢coloca a los trabajadores estadounidenses en desventaja, al no poder competir en precios y coste de mano de obra con los chinos¢, según EEUU.