Piratería

La industria del cine lleva a los tribunales a los programas para copiar DVD

Tritton Technologies, QOJ y Proto Ventures, tres pequeñas empresas estadounidenses cuyo principal objetivo es la distribución de programas que permiten duplicar DVD, recibieron ayer un escrito de demanda firmado por Paramount Pictures y 20th. Centruy Fox. En él son formalmente acusadas de violentar los derechos de autor y se reclama una indemnización cuyo monto no ha trascendido, según informa Cnet. Por el momento, un juez ya ha ordenado que las tres cesen en la distribución de algunos de estos software.

No es el primer caso que se instruye con acusaciones semejantes. El pasado mes de mayo la Asociación del Cine Americano (MPAA, por sus siglas en inglés), que reúne a todos los grandes estudios, ya acusó a 321 Studios de que sus DVD X Copy y DVD Copy Plus contravenían la normativa de los derechos de autor en el sector digital. Se trata de la misma ley que invoca la industria musical en su campaña de demandas contra los usuarios de los sistemas de intercambio de archivos.

Para el cine, el problema de la piratería aún es incipiente. Un reciente estudio de la consultora Forrester desvela que ha sido este año cuando se ha producido un alza significativa en el intercambio de vídeos en Internet. Según sus datos, casi la mitad de los usuarios de estos servicios tienen archivos de películas, pero muy pocos de ellos son largometrajes. La mayor parte se trata de pornografía (42%), mientras que las películas de cine sólo representan el 7%.

Por ello, antes de que sea demasiado tarde, la industria cinematográfica está tomando medidas para atajar el problema. Junto a las demandas que intentar impedir los programas para duplicar DVD, observan con atención a sus propias filas. Un informe del servicio de estudios de AT&T del que se hacía eco The New York Times concluye que el 80% de las grabaciones pirata ¢parece que están filtradas¢ por personas de los propios estudios.