Coyuntura

La economía española crece un 2,3% en el segundo trimestre del año

La economía española creció un 2,3% en el segundo trimestre de 2003 respecto al mismo periodo del año anterior, lo que supone una décima más que el trimestre precedente y tres respecto al mismo periodo de 2002, según los datos que el Instituto Nacional de Estadística (INE) ha publicado hoy. Además, ha anunciado una revisión al alza en una décima del crecimiento del primer trimestre de 2003, pasando del 2,1% al 2,2%, como consecuencia de la actualización de los datos anuales entre 1999 y 2002.

En tasa intertrimestral, el crecimiento del segundo trimestre fue del 0,7%, dos décimas superior al del primer trimestre del año. Asimismo, entre abril y junio del presente año se crearon 274.000 puestos de trabajo a tiempo completo, lo que supone un incremento del empleo neto del 1,7%.

En el segundo trimestre, la demanda interna mantuvo su contribución al crecimiento global (3,3 puntos), como consecuencia del mejor tono tanto del consumo privado como de la inversión. Además, el sector exterior disminuyó su contribución negativa, que pasó de 1,1 puntos negativos en el primer trimestre a -1en el segundo. Este comportamiento se debe al incremento de las exportaciones de bienes y servicios (del 5% al 7,7%), superior al registrado por las importaciones (del 8,1% al 10,1%).

Más consumo final

El gasto en consumo final de los hogares experimentó una variación en el segundo trimestre del 3,1%, una décima más que en el periodo precedente, debido, según el INE, a la evolución expansiva del empleo y a la mejora de la renta disponible y a las expectativas más favorables de los consumidores. El gasto de las Administraciones Públicas, en cambio, desaceleró tres décimas su ritmo de avance, con un crecimiento del 3,6%.

Por otro lado, la formación bruta de capital fijo experimentó en el segundo trimestre de 2003 un incremento del 3,4%, tres décimas más que en el trimestre anterior. Según el organismo estadístico, la mejora de este agregado obedece al avance de todos sus componentes, fundamentalmente la inversión en construcción, con un aumento de cuatro décimas, hasta el 3,8%, impulsada por el dinamismo tanto de la obra pública como de la vivienda. La inversión en bienes de equipo presenta una aceleración más moderada (pasa del 2,9% al 3,1%.

Mercado y construcción

Por el lado de la oferta, en el segundo trimestre se observa el carácter menos contractivo en las ramas agraria y pesquera (-0,9% frente a -2,2 anterior) y una aceleración en servicios de mercado (2,4% frente a 2%), construcción (4,1% frente a 3,7%) y, en menor medida, en la actividad industrial y energética (2,5% frente a 2,3%).

El crecimiento de la economía en el segundo trimestre permitió aumentar un 1,7% el número de puestos de trabajo a tiempo completo, una décima más que en el periodo precedente, lo que supone, en términos absolutos, la creación de 274.000 empleos netos. La productividad aparente del trabajo, por tanto, se incrementa en un 0,6%, igual que en el periodo precedente.

Mejor que Europa

Los analistas de AFI señalan que con estos datos la economía española se desvía definitivamente del comportamiento del resto de países europeos, ¢gracias al dinamismo de la demanda interna, que aporta un 3,3 puntos porcentuales al avance interanual del PIB¢. En este sentido, ponen el acento en que el consumo y la construcción ¢son los componentes que presentan una mayor fortaleza en este periodo (0,9% y 1,2% respectivamente), mientras que la inversión de bienes de equipo desciende un 0,2%, si bien mejora notablemente los registros anteriores¢.

En cambio, subrayan que el sector exterior ¢drena crecimiento interanual del PIB en 1 punto porcentual debido al notable avance de las importaciones, que supera al de las exportaciones¢. En todo caso, para estos analistas ¢sobresale la recuperación de ambos flujos comerciales en el segundo trimestre del año, con variaciones interanuales del 7,7% y 10,1% para las exportaciones e importaciones respectivamente¢. Así las cosas, concluyen que la economía española, ¢que a diferencia de sus vecinos europeos, presenta signos claros de recuperación en la primera mitad de 2003¢.